Estás aquí: Inicio / Cine y TV / Derek Ahonen visita TAI

Derek Ahonen visita TAI El pasado sábado 1 de abril TAI recibió al dramaturgo estadounidense Derek Ahonen, quien impartió una Master Class, donde se reflexionó sobre su obra y la labor artística de un dramaturgo. Los estudiantes de tercer año del Grado en artes escénicas presentaron una muestra en donde interpretaron la obra Los Buenos y Los Mejores, escrita por Derek Ahonen. +

Derek Ahonen es dramaturgo, director, productor, actor y fundador de la compañía teatral ‘The Amoralists’ que busca la producción de obras “sin juicio moral” dedicada a la exprecion honesta del arte explorando en la ambigüedad moral de la sociedad, la política, lo espiritual y religioso, la sexualidad y la naturaleza del hombre humano. Es conocido internacionalmente por su obra ‘The Pied Pippers of Lower East Side’; conocida en España como ‘Los Iluinados’ una obra que presenta a un grupo de anarquistas que se sienten enjaulados en el sistema pero que pese a todas sus inconformidades no quieren salir de ahí.

Fotografía: Alexander Dimitrov

‘Los Buenos y Los Mejores’ nace como una segunda parte de ‘Los Iluinados’, Ambas obras coinciden con una época de crisis, donde los artistas pasaban por un estancamiento creativo y tras el auge de grupos anarquistas, varios artistas deciden comenzar a hacer algo como forma de lucha, convirtiendo ese momento en el idoneo para escribir sobre anarquía, rebeldía, policías y familias.  A Ahonen le gusta escribir sobre la clase media y la clase obrera, le gusta hacer homenaje a las personas que no tienen hogar y en estado de indigencia, una clase social por la cual no siente lastima, y que por el contrario se siente parte de ella. Critica mucho a aquellos artistas que abordan este sector desde un punto de vista foráneo y distante. En ‘Los Buenos y Los Mejores’ el papel de Venus es un personaje inspirado en hechos y experiencias autobiográficas, como tambien en los policías que se infiltran en grupos rebeldes para convertirlos ante los medios en personas violentas.

Sus obras son melodramas que hablan sobre la familia, los delirios, el amor; son tragedias llevadas a un punto muy cercano a la farsa. Son obras llenas de comedia, lagrimas e ideas que invitan al espectador a sumergirse en el viaje de sus personajes. Una particular mezcla de Hiper realismo, sátira, violencia impetuosa y ternura inesperada; relatos frecuentemente hilarantes del fracaso.

Fotografía: Alexander Dimitrov

La mayoría de sus obras las escribe para dirigirlas el mismo, pero ‘Los Buenos y Los Mejores’ es una excepción, esta obra está abierta a múltiples interpretaciones y esto la convierte en especial. Cuando un director recibe una obra, lo primero que tiene que encontrar en ella es su verdad emocional. Para Ahonen es muy importante la confianza y el trabajo en equipo. “Es importante confiar en el criterio artístico del equipo de trabajo pues ellos pueden direccionarte a ideas que benefician la obra”. En quien más confía es en su vestuarista, para él,la verdad emocional de los personajes comienza por los pies, por eso es muy importante la decisión del calzado. Estar más cerca y en contacto con el suelo acerca más al actor al escenario, que su única conexión con el personaje durante el momento interpretativo. Los actores tienen que sentirse cómodos para poder sentir al personaje.

Ahonen no solo ha escrito obras para teatro, el año pasado decidió pegar un salto al cine, escribiendo y dirigiendo una historia que reflexiona sobre el problema de la propiedad intelectual. Para él, Estados Unidos es un país que se encuentra en guerra con sus propias ideas, que intenta descubrir lo que le pertenece; un país que cree que todo le pertenece.

Ahonen a sus 36 años ha llegado a hacer muchos sacrificios por su compromiso como artista, para él, ser artista involucra una decisión muy personal, depende mucho del compromiso que tenga el artista con su labor, lo más importante es saber que queremos hacer y tratar hacerlo lo mejor que podamos, decir ser artista es una decisión de vida muy importante que debe tomarse en serio. Sentir celos como artista no es algo bueno si dejamos que los celos impulsen nuestros motivos de mejorar.  El invita a los estudiantes a recordar los primeros años en la academia, donde la mayoría de resultados son fallos que con el tiempo se van puliendo y mejorando. Siempre hay que tener la intención de mejorar, creerse los mejores no sirve de nada si no se es autocritico; para eso mejor escribir una obra que sea para uno mismo.

 

Por Lena Isabella Barrea Mosquera

 

 

Scroll To Top