Estás aquí: Inicio / Cine y TV / ‘Efectos secundarios’. Giros y más giros de trama

‘Efectos secundarios’. Giros y más giros de trama Por David Reszka+

Emily Taylor (Rooney Mara) es una joven con graves problemas psicológicos. Cuando su marido Martin (Channing Tatum) sale de la cárcel, ella no es capaz de encontrar la felicidad. Tras un primer intento de suicidio, conoce al Dr. Banks (Jude Law), un psicólogo que le ayudará a superar su trauma. Sin embargo, la medicación que le receta para eliminar la depresión le provoca un fuerte insomnio, efecto secundario que la llevará a cometer un trágico accidente que cambiará su vida y la de todos los que se encuentran a su alrededor. 

Steven Sorderbergh, que últimamente no ha estado excesivamente prolífico en lo que a ‘buen cine’ se refiere (Magic Mike, Haywire e incluso Contagio), intenta sorprender con un nuevo thriller médico que hará, supuestamente, las delicias de todos los espectadores. Ya se nota en mis palabras que no estoy del todo satisfecho con el resultado de Efectos Secundarios. Nadie puede negar que sea una película modelo en lo que se refiere a construir una historia y mantener los tempos exactos en cada escena para elaborar una atmósfera adecuada que sitúe emocionalmente al espectador, pero es difícil defender la eficacia de los disparatados puntos de giro que acaban sucediéndose. La película comienza con unas imágenes sencillas pero cargadas de poder, probablemente porque juega con elementos y lugares cotidianos que a todos nos resultan identificables. Incluso las personas que hayan sufrido etapas depresivas a lo largo de su vida se sentirán identificadas con Emily, llegando a angustiarse y empatizar con algunas – que no todas – de sus acciones.

‘Lo que en principio era un sorprendente y angustioso thriller clínico se convierte en un aburrido y, aunque imprevisible, poco interesante thriller a secas’

Sin embargo, este potente arranque, ambicioso, enérgico, bien construido y que aparentemente sienta las bases de lo que en la segunda parte podría ser un drama judicial, se ve enteramente colapsado por un segundo giro de la trama totalmente inesperado y, desgraciadamente, disparatado. Y está bien que estos giros sean imprevistos y sorprendentes (evidentemente no vamos a compararlos con los de Giro Inesperado, que es de todo menos inesperado), pero en su justa medida. A partir de que la sorpresa final, la guinda del pastel que comentaba en mi anterior entrada, se ve descubierta casi más de media hora antes de que acabe la película, me sentí como si me hubiesen dado una bofetada. Lo que en principio era un sorprendente y angustioso thriller clínico se convierte en un aburrido y, aunque imprevisible, poco interesante thriller a secas. La historia que Soderbergh había construido minuciosamente, pieza por pieza, es destruída por unas ideas disparatadas e increíblemente poco veraces, cayendo en algunos de los poco astutos clichés de las películas más comerciales del género (los típicos ¡Sorpresa! ¡Todo era un montaje!). Es cierto que teniendo un planteamiento sobresaliente, un reparto excelente (he de mencionar que Rooney Mara es perfecta en todos los sentidos) y, como comentaba más arriba, unas imágenes tan cotidianas e identificables, la película ya merece los ocho euros de entrada. Pero desgraciadamente estas ambiciones iniciales se ven eclipsadas por un torrente de inesperados giros de trama que, a excepción del primero, no dan pie a nada nuevo ni sorprendente. El globo ya está desinflado.

En definitiva, Efectos Secundarios es un thriller superior a la media gracias a su primera hora de metraje. Eso sí, a más de uno le provocará un quebradero de cabeza cuando salga del cine, intentando conectar las piezas. A mí me gusta tener esa sensación cuando he acabado de ver una película, pero en este caso me he sentido indiferente. Como ya he dicho, es una historia muy bien elaborada con unos personajes excelentemente construidos, con algunas imágenes inesperadas (a veces tan realistas que resultan grotescas), y una fotografía fría, distante, rozando lo analítico. Si Soderbergh hubiese seguido su idea inicial, la película hubiese sido una verdadera obra maestra. Me molesta que me esté fascinando una parte, especialmente por el tema que trata (lo corrosivas que resultan algunas medicinas, los problemas piscológicos que provoca la soledad, etc.) y que al final, en el desenlace, todo eso haya sido ‘falso’, un montaje, una broma. Por tanto, toda la película me resulta una burla. ¿Recomendable? Desde luego es lo más interesante que hay en cartelera.

 

_David Reszka – Critica Tu Cine @David_Reszka

 

Scroll To Top