Estás aquí: Inicio / Cine y TV / El amanecer del planeta de los simios: la revolución digital de weta

El amanecer del planeta de los simios: la revolución digital de weta por César Pereyra+

El pequeño Matt jugaba con la cámara Super 8 que su padre le había regalado en su octavo cumpleaños. Mientras dirigía a algunos de sus amigos, ya comenzaba a realizar sus propias películas convencido de lo que quería hacer por el resto de su vida. No pasó mucho tiempo, tan solo 5 años, para que Matt conociera a Jeffrey, naciendo así una amistad tan fuerte como la pasión que ambos compartían por la más maravillosa de las artes: el Cine.

Tras el (innecesario) remake Let The Right One In’ (2010), Matt Reeves toma la posta dejada por Rupert Wyatt (‘El Origen del Planeta los Simios’) y se adentra a una de las franquicias más emblemáticas y taquilleras de la historia, con una secuela donde seguimos la historia de César (espectacular Andy Serkis) y su intento por liderar una nueva generación de simios evitando cualquier conflicto con la diezmada raza humana. Teniendo en cuenta que las segundas partes de cualquier trilogía tienden a consolidar una historia ya presentada en la primera, Reeves tenía en sus manos una tremenda responsabilidad. Felizmente para nosotros, el director neoyorkino lo entendió así, brindándonos el que hasta ahora parece ser el blockbuster del verano (a la espera de lo que haga James Gunn con sus ‘Guardianes de la Galaxia’).

 

Siempre he considerado los segundos iniciales de vital importancia para generar interés en aquello que el director quiere transmitir. En este caso, Reeves no decepcionó: la película abre con la imponente mirada de César a cámara para luego ir abriéndose hasta develar al resto de simios esperando una orden de su gran líder, siendo así como se presenta un elemento que ha sido determinante para el éxito de esta película: Punto de Vista. Si en la cinta de Wyatt la historia es contada, en su gran mayoría, desde la perspectiva humana (utilizando para ello el conflicto moral de Will Rodman, personaje de James Franco) en esta ocasión se destina gran parte del tiempo en explicarnos las relaciones y costumbres de la sociedad simia, donde aparte de César tenemos a su hijo, Ojos Azules (Nick Thurston), el reflexivo Maurice (Karin Konoval) y al vengativo Koba (Toby Kebbell), personajes que, lejos de tener un particular desarrollo (a excepción de Koba), sirven para definir la personalidad de nuestro protagonista.

La película abre con la imponente mirada de César a cámara para luego ir abriéndose hasta develar al resto de simios esperando una orden de su gran líder, siendo así como se presenta un elemento que ha sido determinante para el éxito de esta película: Punto de Vista

Luego de tan prometedor arranque el ritmo comienza a decaer cuando aparecen los primeros personajes humanos, quienes en el intento por encontrar una fuente energética invaden territorio simio. Jason Clarke (Malcolm), Keri Russell (Ellie) y Gary Oldman (Dreyfus) lideran un millar de sobrevivientes a la influenza simia, quienes lejos de mostrar la determinación vista en los científicos de ‘El Origen…’, se dedican a llorar y caer en el papel de víctimas bienintencionadas, reactivas ante lo que los simios decidan hacer con ellos. De todos, tal vez los únicos que generaron cierto interés fueron quienes, lamentablemente, pierden la vida: Dreyfus (Oldman) y Carver (Kirk Acevedo).

 

Como todo buen blockbuster, ‘El Amanecer…’ presenta estupendos momentos que ayudan a generar un giro en la historia o motivan el accionar de algún personaje. Sea el conmovedor retorno de César a casa, la brutal traición de Koba o la batalla final entre ambos en el lugar más elevado de San Francisco; todos son ejecutados de manera brillante y con el siempre escalofriante aporte musical del maestro Michael Giacchino, quien ya nos ha endulzado la vida en películas comoUP’ (2009),Super 8′ (2011) y, mi favorita, Los Increíbles’ (2004); y que en esta ocasión nos deleita con pistas como Close Encounters of the Furred Kind’ o Level Plaguing Field’.

 

El diseño de los simios y su interacción con un entorno natural está logrado a un nivel nunca antes visto, facilitando enormemente la labor de Reeves teniendo en cuenta que son los primates quienes llevaron todo el peso dramático

 

Si en las primeras ediciones de esta franquicia (allá por los 70´s) el trabajo del gran John Chambers significó un antes y después para la industria del maquillaje en cine y televisión, no sería exagerado decir que lo logrado por WETA Digital en esta nueva trilogía constituye una verdadera revolución. El diseño de los simios y su interacción con un entorno natural (a diferencia de, por ejemplo, la fantasía en ‘El Señor de los Anillos’ o ‘Avatar’) está logrado a un nivel nunca antes visto, facilitando enormemente la labor de Reeves teniendo en cuenta que son los primates quienes llevaron todo el peso dramático.

En plena escritura de la tercera y ¿última? entrega, Matt Reeves se consolida como una interesante opción creativa capaz de manejar cintas de diversos géneros y escala (véase ‘Let the right one in’ y ‘Cloverfield’). Quien sabe, tal vez alguna de ellas pueda inspirar a niños que, como él y Jeffrey, solo quieran coger una cámara y jugar a ser directores.

 

Nota: Si quieren saber lo que sucedió con Jeffrey, hagan click aquí.

César Pereyra.
Alumno del Curso Avanzado en Dirección Cinematográfica.

 

Scroll To Top