Estás aquí: Inicio / Cine y TV / “El hecho de ser estudiante, significa libertad absoluta para dar rienda suelta a tu creatividad”

“El hecho de ser estudiante, significa libertad absoluta para dar rienda suelta a tu creatividad” La Embajada de Israel y TAI organizan un encuentro con cineastas de la Steve Tisch School of film and Television de Tel Aviv. +

 

1

Imagen de Guiomar Fernández. Todos los derechos reservados

Gracias a una colaboración con la Embajada de Israel en Madrid, los alumnos de TAI tuvieron la oportunidad de contar con la presencia de los cineastas israelitas, Eli Rezik y Hadas Ben Aroya y el director de la Universidad Steve Tisch School of film and Television, Yaron Bloch.

 2

Imagen de Guiomar Fernández. Todos los derechos reservados

Dividido en dos partes, una por la mañana y otra por la tarde, los asistentes pudimos disfrutar de diversas proyecciones premiadas en festivales de todo el mundo y dirigidas por los alumnos de la Steve Tisch School of film and Television, universidad ubicada en Tel Aviv.

Tuvimos la oportunidad de entablar conversación con Yaron Bloch, director de la universidad, el cual nos introdujo a esta, contándonos brevemente las bases sobre las que se forja y sus posibilidades tanto educativas como prácticas.

Además, contamos con la presencia de Eli Rezik, director del corto ‘Ten Bell Tolls
y Hadas Ben Aroya, directora, guionista y actriz del largometraje “People that are not me”, ganador del festival Mar de plata y con numerosos reconocimientos internacionales.

3

Imagen de Jaime Lopez. Todos los derechos reservados

Al ser la primera vez que veía cine israelí, me sorprendió gratamente el nivel de profesionalidad que demostraron tanto los cortos de los alumnos (‘Ten Bell Tolls’ 2017 Eli Rezik. ‘The Fine Line’ 2015 Dana Lerer, ‘The Love Letter’  2016 Atara Frish, ‘Raz and Rasia’ 2012 Yona Rozenkier) como el de los directores con los que hablamos. Considero que en general, todos mezclaban una atmósfera trágica con sutiles momentos cómicos, aportándoles ligereza y acercándonos a personajes cotidianos con los que, de una manera u otra, podíamos sentirnos identificados. En pocos minutos, conseguían mantener al espectador enganchado a la pantalla y dejarnos con la sensación agridulce que provoca un final abierto.

Aprendí que todo el proceso comenzó de forma tan simple como con una idea, la cual se transformó en un guion y evolucionó a un proyecto. El casting varió según el director; Eli Rezik, por ejemplo, escogió a personas que no eran actores para darle vida a su historia. Eso, lejos de suponer un problema, le dotó de más realismo, además de contar con la facilidad de que había poco diálogo. Al contrario de lo que se suele creer, trabajar con un niño fue fácil para él y no dejaba de enfatizar la importancia de los ensayos previos, de manera que la creación del personaje se formase a partir de la combinación de la idea del director y de lo que aportasen sus actores. De esta forma, los actores llegaban seguros y claros al rodaje, ahorrando tiempo en indicaciones y correcciones.

4

Imagen de Guiomar Fernández. Todos los derechos reservados

Hadas Ben Aroya, por otra parte, aportó un punto de vista muy interesante ya que mezclaba su visión como directora y actriz. Su método de creación varió un poco: su proyecto pasó de ser un cortometraje a un largometraje. Ella también recalca la importancia de los ensayos, los cuales duraron un año aproximadamente. “Tardé un año en encontrarme a mí misma” afirmó al preguntarle cómo había decidido ser la protagonista de su propia película. Hada enseña cómo puede cambiar un proyecto hasta llegar a la visión deseada, en su caso, tras un año de ensayos con la actriz que iba a ser la protagonista, descubrió que sólo ella sería capaz de dar vida a su proyecto como ella deseaba. Y de ahí nos surgió la pregunta ¿cómo te diriges a ti misma?, “todo está en permitirte perder el control y confiar en que tu equipo sabe exactamente cómo quieres hacer la escena”. Personalmente, como actriz, me parece un trabajo muy admirable y difícil. Cuando trabajo me gusta tener el control de todo lo que va a pasar en la escena, tener claras las marcas y el tipo de plano. No quiero imaginarme lo que tiene que ser para un director/a dejar completamente en manos ajenas tu proyecto. Me hace pensar que la confianza y complicidad con el equipo tiene que ser clave.

Enlazando con el tema de la complicidad, otra de las preguntas que más me interesaron como actriz fue: ¿no te intimida salir desnuda en frente a una cámara? Hada responde que es muy importante sentirte cómoda con el equipo y familiarizarte con ellos. En su caso, el equipo técnico eran amigos suyos, y al estar un año ensayando con el resto de actores, consiguieron la complicidad de poder desnudarse juntos sin problema (aunque Hada, desde el principio, afirma que a ella no le supone un inconveniente).

5

Imagen de Guiomar Fernández. Todos los derechos reservados

Se habló de muchas cosas, pero “valorar la ventaja que tenéis al ser estudiantes” es una de las frases con las que me quedo. Nunca me había planteado que el hecho de ser estudiante y no tener un productor, significa libertad absoluta para dar rienda suelta a tu creatividad, además de tener más posibilidades ya que cuentas con la ayuda de una universidad. Me ha animado a involucrarme más en la creación de proyectos y explorar mi “yo creativo”, por así decirlo.

Por último, tuvimos un agradable cocktail que me sirvió para entablar conversaciones más personales de las cuales también me llevo varias enseñanzas, como la importancia de saber elegir en qué proyectos realizar desnudos (si salir desnudo es algo que tiene relevancia en el arco de tu personaje o no) o tener muy claro qué es lo que quieres contar, cómo quieres contarlo y cuál es la estética y atmósfera general que quieres presentar al espectador.

Crónica de Camila Villaba.
Alumno del Grado en Artes Escénicas-Interpretación.

Scroll To Top