Estás aquí: Inicio / Cine y TV / ‘El lado bueno de las cosas’: La interpretación en su estado más sublime

‘El lado bueno de las cosas’: La interpretación en su estado más sublime Por César Pereyra+

Corría el año 1999. Tenía exactamente 14 años y mi amor por el cine no existía,  aunque debo admitir que permanecía pegado a la televisión y al control remoto, aparatito que para ese entonces era como el Santo Grial para mis hermanos y yo. Fue en este año cuando pude apreciar por primera vez el trabajo de quien se está convirtiendo en un importante referente: David O. Russell. El título de aquel trabajo es ‘Three Kings’y si algo me agrado de ella fue lo bien definidos que estaban los personajes principales (George Clooney, Mark Wahlberg y Ice Cube), teniendo cada uno ciertas características totalmente opuestas como complementarias. 

Este particular trato de los personajes es exactamente lo que vemos en esta fantástica película, donde tanto los actores principales (Cooper y Lawrence) como los de reparto (DeNiro y Weaver) nos ofrecen trabajos muy sólidos. Cooper llamó mi atención en la comedia ‘The Wedding Crashers’ (2005), pudiendo verlo después en ‘The Hangover‘ (2009), donde comenzó a resaltar como una posible carta protagonista para proyectos más complejos.

‘Siempre vi en Bradley Cooper una gran capacidad para adecuarse a cualquier tipo de papeles, sea comedia, acción o drama’

La evolución profesional que ha experimentado me ha brinda mucha satisfacción, ya que siempre vi en él una gran capacidad para adecuarse a cualquier tipo de papeles, sea comedia, acción o drama. Si me permiten ser más exquisito y darles una razón por la cual Cooper lo hace tan bien, pues podría decirles que se nota claramente el compromiso y estudio que realizó para encajar a la perfección la bipolaridad de Pat, no solo desde el punto de visto dramático sino también corporal, resaltando en aquellas escenas donde interactuaba con Tiffany, personaje interpretado por una sorpresiva (al menos para mí) Jennifer Lawrence. A pesar de no haber visto su trabajo en ‘Winter’s Bone‘ (2010), sentía en ella cierta vena dramática que no supo explotar en la sosa y lineal ‘Hunger Games’ (2012), pero que en esta ocasión podemos apreciar con una sorprendente naturalidad. Ayuda mucha la gran conexión que existe entre ella y Cooper, reflejada en la fluida interacción entre dos jóvenes actores en ciertas escenas de la película, dentro de las cuales puedo mencionar aquella que tiene lugar en un restaurante…IMPRESIONANTE.

La satisfacción de ver a Cooper y Lawrence sacar adelante la pelicula no se compara en lo más mínimo con aquella que sentí por ver al gran Robert De Niro interpretar a Pat Padre, quien en busca de abrir un restaurante, junta dinero mediante apuestas ilegales. Una de las cosas que los norteamericanos dicen sobre Bob es que ‘en sus películas, DeNiro interpreta muy bien a DeNiro’, dando a entender claramente la falta de exigencia que el legendario actor se ha impuesto últimamente  No sé si volvamos a ver a un Jake La Motta, Travis Bickle o un Rupert Pupkin (a mi humilde pensar, las mejores interpretaciones de Bob) pero mientras tengamos a un Robert DeNiro, el cine sigue siendo mágico. 

Con un papel menor, pero muy intenso, Jacki Weaver da vida a Dolores, madre de Pat y quien inicialmente aboga por sacarlo del centro psiquiátrico donde estaba recluido. La interpretación de Weaver nos permite ver que quienes más sufren una enfermedad no son los pacientes, sino su entorno más cercano. Trabajo muy eficaz de esta veterana actriz.

‘Una de las cosas que los norteamericanos dicen sobre Bob es que ”en sus películas, DeNiro interpreta muy bien a DeNiro”, dando a entender claramente la falta de exigencia que el legendario actor se ha impuesto últimamente’

Recibiendo una tremenda acogida en el Festival de Toronto 2012, esta cinta encaja en la calificación de drama pero con ciertos matices de comedia, algo muy bien balanceado por David O. Russell. No llegamos a sentir pena o compasión por alguno de los personajes principales pero a la vez nos preocupamos por las decisiones que toman, ya que generalmente están influenciadas por la condición mental que cada uno presenta. Si bien hay ciertos momentos clichés (¿Es acaso una regla sagrada realizar una toma de 360° cuando una pareja finalmente logra besarse?), son mínimos y no escatimaron en lo absoluto la calidad de una cinta que se basó casi exclusivamente en el desempeño del reparto (tanto así, que incluso Chris Tucker lo hace…bien).

Con 8 nominaciones al premio de la academia, incluida la categoría de mejor película,  ‘Silver Linings Playbook’ se ha convertido en un verdadero clásico moderno, no por la cantidad de premios que ha ganado y seguramente ganará, sino porque sabe generar sensaciones en el espectador. Al final de eso se trata el cine… ¿No?

 

 _César Pereyra

 

Scroll To Top