Estás aquí: Inicio / Cine y TV / ‘Ella y el espejo’, el último trabajo de Héctor Domínguez-Viguera

‘Ella y el espejo’, el último trabajo de Héctor Domínguez-Viguera La obra ha sido seleccionada en algunos de los mejores festivales europeos y se presenta este jueves 16 de mayo en la sala Artistic Metropol+

 

Tras ‘La nana’, Héctor Domínguez Viguera sacaba de realizar su segundo trabajo, ‘Ella y el espejo’. Antiguo alumno de la Escuela, Héctor decidió formar la productora Zerkalo Films, la cual se encuentra integrada en parte también por compañeros que conoció en TAI: Sergio Martínez y Gonzalo Recio. Además de estos, Zerkalo films se encuentra integrada también por Andrés Díaz

El proyecto ha sido presentado en diversos festivales, obteniendo una importante acogida: Filums (Pakistán), The QUEENS world film  Festival (New York) ya la han seleccionado de entre el resto de posibles candidatas.

Celebrando que ‘Ella y el espejo’ se presentará el próximo jueves 16 de mayo en la sala Artistic Metropol hemos hablado con Héctor Domínguez acerca de su trabajo:   

¿Cómo nace Ella y el espejo?

Llevaba un par de años dedicándome casi exclusivamente a escribir y necesitaba dirigir algo. Por aquel entonces habíamos formado un pequeño grupo para hacer cortos y demás. Un buen amigo con el que estudie guión en TAI, Mikel Regil propuso hacer una serie de cortometrajes dónde un objeto fuera el protagonista.  Aquel grupo se disolvió pero yo seguí dándole vueltas a esa idea. Hasta que finalmente encontré ese objeto, y al hacerlo, di con el tema del corto: Hasta que punto la imagen que nos creamos de nosotros mismos determina nuestra forma de percibir el mundo y de relacionarnos los demás. Éste es un tema que me importa desde siempre. 

‘Siempre que hablo sobre el rodaje de ‘Ella y el espejo’ digo que es, sin duda, la mejor y más bonita experiencia que he vivido en el cine.  Es curioso porque creo que todos los miembros del equipo hablan en términos similares del rodaje, tal vez no lo describan con tanto romanticismo como yo pero sé que para ellos también fue una experiencia muy especial’

¿Podrías definir a grandes rasgos cuales fueron vuestras vivencias durante el proceso de rodaje?

Siempre que hablo sobre el rodaje de ‘Ella y el espejo’ digo que es, sin duda, la mejor y más bonita experiencia que he vivido en el cine.  Es curioso porque creo que todos los miembros del equipo hablan en términos similares del rodaje, tal vez no lo describan con tanto romanticismo como yo pero sé que para ellos también fue una experiencia muy especial.  Un ejemplo de ello es que el equipo de dirección no tuvo que pedir silencio ni una sola vez.  Durante las tres jornadas que duró la grabación dormíamos sólo unas tres horas diarias, por eso era increíble ver como trabajaba el equipo, siempre atentos, sin quejarse por nada y trabajando con alegría. Hacia el final del segundo día de rodaje, nos atascamos con un plano que no terminaba de salir perfecto. Llevábamos varias tomas rodadas y muchas de ellas eran más que aceptables. Mi ayudante de dirección y yo estuvimos a punto de cortar el rodaje para que todos descansáramos un poco y pudiéramos afrontar la siguiente jornada con energía pero el equipo no nos lo permitió y seguimos rodando,  ya bien entrada la madrugada, hasta que la toma fue perfecta. Algo determinante fue que nos quedamos todos a dormir en la casa de campo de Clara Pampyn, la actriz protagonista. Estoy seguro de que el hecho convivir juntos en el monte; viviendo una pequeña ‘aventura’ compartida,  rodeados por esa naturaleza donde se desarrollaba la historia, fue algo que influyó de manera decisiva en el resultado final del corto.

 

Vuestro cortometraje ha sido seleccionado en distintos festivales internacionales ¿Cómo estáis viviendo la experiencia?

Con mucha alegría, gracias a Mailuki Films, que es la distribuidora que tan bien está moviendo el corto, llevamos varias selecciones internacionales. Estamos muy contentos de que nuestro trabajo sea reconocido en el extranjero. Fundamentalmente porque eso significa que nuestro corto se ve y para eso lo hicimos.  Además me gusta pensar que lo ve gente que vive en lugares tan remotos para mi como Pakistan o Utah, personas a las que nunca  he visto y que jamás conoceré… Algo muy personal de los que hicimos el corto viaja también a cada festival.

Aunque también tengo que decir que me encantaría que nos seleccionaran en algún festival de España pero de momento no ha sido posible. Sí con mi otro cortometraje, ‘La nana’ pero me pregunto porqué ‘Ella y el espejo’ no recibe selecciones en España.

 Estamos muy contentos de que nuestro trabajo sea reconocido en el extranjero. Fundamentalmente porque eso significa que nuestro corto se ve y para eso lo hicimos.  Además me gusta pensar que lo ve gente que vive en lugares tan remotos para mi como Pakistan o Utah, personas a las que nunca  he visto y que jamás conoceré…

Aparte de ‘Ella y el espejo’, también has realizado otro trabajo cinematográfico, ‘La nana’. En él abordas un asunto aparentemente sencillo pero a su vez complejo con el que el público puede sentirse identificado: la paternidad. ¿Qué te llevó a realizar esta historia?

‘La nana’ nace de un planteamiento realista y, como apuntas, muy sencillo: una joven pareja acaba de tener su primer hijo y esto conlleva una serie de problemas de convivencia. La paternidad hace que salgan a la luz conflictos que permanecían ocultos bajo la superficie, o quizás sea el propio nacimiento del niño lo que esconda esas diferencias durante un tiempo haciendo que al final resurjan con más fuerzaYo no soy padre pero en la época en que realicé el corto veía varias parejas a mi alrededor que experimentaban situaciones parecidas en sus vidas. Cogiendo un poco de aquí y de allá construí el guión.

Fotograma de ‘La nana’

 

‘La Escuela TAI me aportó muchísimas cosas. Prácticamente toda mi formación se la debo a mis maestros. Siempre estaré en deuda con ellos y no los cambiaría por otros’.

Como antiguo alumno de TAI, ¿qué te aportó TAI como cineasta? 

Muchísimas cosas. Prácticamente toda mi formación se la debo a mis maestros. Siempre estaré en deuda con ellos y no los cambiaría por otros. Tengo muchísimo que agradecerle a Paco Lucio al que siempre recordaré, a parte de por aportarme casi toda la base que tengo sobre como hacer cine en términos prácticos, porque él fue quién me descubrió las primeras imágenes de  mi adorado Andrei Tarkovsky. Paco dotaba cada una de sus lecciones y comentarios de una pasión por el cine tremendamente contagiosa. También estoy en deuda con Joaquín Hidalgo, al que me encantaba escuchar porque es un gran orador. Joaquín conseguía crear un ambiente muy especial en sus clases, haciendo que saliéramos de ellas con un deseo irrefrenable de hacer cineLuis Melgar es otro de esos maestros a los que admiro, un hombre muy inteligente y culto, con mucha energía y carisma y con muchísimo que enseñar. Javier Miñón fue el profesor que me dio clase durante más años en TAI y gracias a él descubrí y profundicé en el mundo del guión. Javier es un maestro filósofo que nos regaló muchas clases magistrales en las que hablaba del guión y de la vida.  Directamente si no fuera por él, que me recomendó para la beca en la diplomatura de guión en TAI, mi vida en los últimos cinco años hubiera sido muy distinta, sobretodo a nivel creativo.  Por último quiero destacar a Rafael Herrero, del que siempre hablo como el mejor maestro que he tenido.  Él nos descubrió el cine documental como una vertiente más del cine con mayúsculas, cómo un medio igual de válido que la ficción para contar historias y plasmar nuestras inquietudes más personales. Me cuesta resumir las enseñanzas de Rafa, seguramente porque son demasiadas y se extienden a muchos campos como la dirección de actores, la dirección, la literatura o la propia vida, la ética de esta profesión. Además Rafa es un amigo muy querido para mi y su labor pedagoga continua presente en todas nuestras reuniones. Tuve muchos más maestros que me marcaron como Eduardo Blázquez que nos enseñó la relación entre el cine y la pintura, al darnos estética (una asignatura fascinante) pero los nombrados en el párrafo anterior fueron los que más profundamente lo hicieron. A parte de esto gracias a TAI he conocido a muchísimos amigos con los que trabajo hoy día.

  

Háblanos de tus futuros proyectos. 

Actualmente estamos preproduciendo mi siguiente cortometraje ‘El Pozo’ que esperamos rodar entre los meses de septiembre y octubre y queremos hacerlo con más presupuesto que en los cortos anteriores. También he constituido una productora, Zerkalo Films, con tres socios más (dos de ellos antiguos alumnos del TAI) y tenemos varios proyectos cinematográficos entre manos, tanto documentales como largometrajes de ficción y cortos, ‘El Pozo’ es uno de ellos. Además estoy escribiendo un largometraje.

 

Javier Mateo Hidalgo

 

Para más información:

www.facebook.com/EllayelEspejo

 

 

Scroll To Top