Estás aquí: Inicio / Artes Escénicas / Yolanda Arellano, alumna de cuarto del Grado en Artes Escénicas de TAI, dobla a la actriz protagonista de “Verónica”

Yolanda Arellano, alumna de cuarto del Grado en Artes Escénicas de TAI, dobla a la actriz protagonista de “Verónica” ¿Quieres saber cómo fue la experiencia de nuestra estudiante grabando una película de terror? +

Yolanda consiguió enterarse del casting remunerado a través de Facebook. Buscaban  una doble para la actriz principal. Se adaptaba a las medidas físicas que exigían y pensó, “¿pues voy, por qué no?”. En pocos días tras pasar el casting, allí estaba, trabajando en su primer largometraje profesional, “Verónica”, película española de terror estrenada el pasado mes de agosto y que está teniendo una gran acogida.

Ella es Yolanda Arellano, alumna del Centro universitario de Artes TAI de cuarto del  Grado en Artes Escénicas. Tiene 21 años y su pasión por las artes escénicas le brilla en los ojos. Se define como nerviosa y algo despistada, pero enamorada de lo que quiere que sea su futura profesión y sin ningún “plan B”. Es decir, apuesta por cumplir su sueño, ser actriz, y para ello está haciendo un gran esfuerzo en TAI, y fuera de las aulas, participando en todos los proyectos que despiertan su interés. “Llegué al casting, y conseguí el trabajo”.

Se convirtió en la doble de Sandra Escacena, una de las protagonistas de la película dirigida por Paco Plaza. Había participado antes en cortos, anuncios, o piezas de teatro, pero ésta suponía su primera gran experiencia profesional. “Mi primer día, cuando llegué al rodaje, me llamó la atención el buen ambiente que había; me sentí muy bien. Sandra tenía quince años y yo debía suplirla y ayudar para que descansara y poder cumplir con los plazos previstos. Hacía ensayos de luces, grababa escenas donde se la ve corriendo, etc. Y hay un plano que me encanta, en donde nos cruzamos y estamos las dos. Fue, además, improvisado. Congenié muy bien con ella, hicimos amistad, y trabajé muy a gusto.

Imagen: Marta Mulas, operador de vídeo del film.

Imagen: Marta Mulas, operador de vídeo del film.

El rodaje fue en Vallecas, Los Ángeles de San Rafael, Guadalajara y Toledo. “Estaba muy bien organizado. Trabajábamos de lunes a viernes, con jornadas de unas diez horas, más o menos, aunque dependía del día”. Le preocupaba mantener la calma, porque quería hacer las cosas muy bien, pero cree que lo consiguió, y se acuerda de lo que le sirvió para ello la formación en TAI: “Por ejemplo, con la asignatura de voz, nos han enseñado mucho a respirar bien, relajarnos y fue fundamental para estar serena en lo que hacía”.

No olvida, por el cansancio final, una de las primeras secuencias que tuvo que grabar en la que corría por una cuesta bastante larga. Y como lo más sencillo, menciona la relación con el equipo, que define como perfecta por la buena disposición de todos los profesionales. “Aprendí muchísimo porque cuando preguntaba cosas siempre me contestaban con mucha amabilidad”.

“Verónica” es una película de terror, pero ello no condicionó su participación en el rodaje. “Todo era muy normal. El monstruo de la película, además, Samuel Romero, es un encanto. Teníamos que grabar momentos escalofriantes y a mí el tema de la ouija me da mucho respeto -yo no quería tocar el vaso-, pero todo estaba muy controlado, y cuando terminábamos de grabar, el ambiente era muy distendido, con bromas, buen ambiente…”.

Nos cuenta como la formación recibida en TAI le ayudó en el rodaje: “Sobre todo destacaría lo que me han enseñado de respetar a todos los integrantes de un equipo de rodaje. La formación en TAI resulta tan completa que no solo hemos dado interpretación, sino también cámara, guion, dramaturgia… Me di cuenta de que lo que hace cada uno es muy importante, y la profesionalidad que ello exige. De hecho, me dijeron que agradecían mucho que fuera tan respetuosa con todos los departamentos. Y valoré mucho también, como he dicho antes, lo que aprendí en las clases de voz, un aspecto clave. De igual modo me he dado cuenta de la importancia de todas las prácticas realizadas”.

Imagen: Marta Mulas, operador de vídeo del film.

Imagen: Marta Mulas, operador de vídeo del film.

No escatima elogios para el director, Paco Plaza, por su capacidad de diálogo y motivación: “Conmigo Paco estaba igual que con cualquier otra actriz. Me encantaba cuando me daba indicaciones para mejorar. Y, de toda la producción, me ha sorprendido mucho el área de efectos especiales, sobre todo al ver el resultado final de la película”. Para todo el equipo técnico no tiene más que buenas palabras: “Se portaron muy bien, y recuerdo con especial cariño la ayuda y disposición para enseñar del jefe de sonido, Aitor Berenguer, del director de arte, Javier Alvariño, y del director de fotografía, Pablo Rosso”, aunque no quiere olvidarse de nadie en este aspecto. En cuanto a la relación con las actrices más consagradas, como Consuelo Trujillo, Ana Torrent, Sonia Almarcha, Maru Valdivieso o Leticia Dolera, “tengo que decir que me parecieron mujeres muy profesionales de las que aprender a trabajar con admiración y amor por su trabajo”.

Como espectadora “al identificar mi nombre en los créditos, me emocioné muchísimo”.

Lo más positivo que le ha dejado este trabajo es “esperanza. Yo siempre he tenido muy claro que quiero ser actriz. Es mi sueño y voy a luchar por ello. Si sale mal, prefiero que sea algo que me gusta, a que salga bien algo que no me seduce. Esperanza porque me ha dado una inyección de energía y de ganas. Mi familia siempre me ha apoyado, y eso ayuda especialmente. Soy muy afortunada. Para aprovechar lo que ofrece TAI hay que currar intensamente, y estar seguro que lo que haces es tu verdadero objetivo profesional. Quiero seguir creciendo, consolidar la confianza en mí misma, que es lo que necesita todo aquel que se expone ante el público”.

Comparte una reflexión final con sus compañeros de artes escénicas o de otras áreas, y sobre todo con los que empiezan en TAI, por la experiencia de lo que ella ya ha pasado: “Hay que entrar aquí currando, tanto en el aula como fuera de ella, aprovechando las clases al máximo. Porque es tu vida. Si suspendes, eres tú el que no vas a llegar donde quieres hacerlo. Trabajas para ti, realmente. Y no hay que tirar la toalla. TAI aporta unos métodos muy válidos, y los profesores son muy buenos. Recuerdo un consejo de Mara Blanco, que me ayuda a mantener siempre los pies en la tierra. Construimos personajes, pero siempre tienes que volver al centro, a ser tú misma. Vemos muchas cosas, de muchas áreas. Estudiar Derecho, por ejemplo, me sirvió mucho para el contrato de la película. Si tienes pasión, TAI constituye una gran oportunidad para prepararse profesionalmente, estimulando tu creatividad e iniciativa. Al menos yo, tengo muy claro que quiero ser actriz, que lo soy, y que quiero luchar por ello toda la vida”.

¡ Estamos seguros de que lo conseguirás!

“Verónica” (2017) es una película de terror, dirigida por Paco Plaza, autor de la saga REC, y protagonizada por Sandra Escacena, Bruna González, Claudia Placer, Iván Chavero o Ana Torrent. Se inspira en una historia real sucedida en el madrileño barrio de Vallecas en los años 90, en un caso todavía sin resolver.

 

Scroll To Top