Estás aquí: Inicio / Cine y TV / HOLY CARAX: Mil historias y un mismo narrado

HOLY CARAX: Mil historias y un mismo narrado por Markel Goikoetxea+

Todo comenzó con las risas que nos echamos al ver que forraban el pasillo de la Escuela con posters de una película llamada ‘Holy Motors‘. Había escuchado que Avalon la había estrenado bajo el título Oculto, un experimento que resulto ser muy fructuoso. Pues bien, TAI nos ofreció pases gratis y ahí fuimos, llenos de curiosidad. 

Esta obra de Leos Carax, tiene pinceladas de otras de sus otras películas y se ve  reflejado claramente en los temas que trata: la soledad, el aislamiento, la pérdida de identidad… Monsieur Óscar –Denis Lavant-, es un tipo muy extraño que se aferra a distintas personalidades y roles. Se hace pasar por padre de familia, por asesino, por mendigo, y un largo etc. El camaleónico actor, pese a tratar con mucha gente a diario, se ve inmerso en una vida solitaria y nómada, en la que su identidad real apenas importa.

“Estamos rodeados de gente que actúa para la sociedad, sin mostrar su verdadera personalidad”

Son actores, todo es irreal, nada tiene sentido. Las cámaras han desaparecido para dejar paso a los performances callejeros; las microhistorias contadas, llenan de personalidad cada recoveco de la gran urbe. Estamos rodeados de gente que actúa para la sociedad, sin mostrar su verdadera personalidad. Pero, ¿quién es quién? Nadie es nadie. Todos y cada uno de ellos ocultan su identidad; es el caso de Céline –Edith Scob– que tras finalizar su jornada de trabajo vuelve a casa ocultando su rostro. Óscar viaja en una limusina, que más bien parece el camarote de los hermanos Marx, conducida por Céline. Por ser colegas de trabajo, ésta es la única persona que en la que confía como para mostrar su rostro (y sus sentimientos más profundos).

En medio de esta vorágine, hay muchos elementos que cobran gran importancia. Una de ellas es el espejo de la limusina, que muestra la duplicidad del protagonista. La doble-personalidad de todos los personajes queda reflejada en el primer plano, que aquí abajo os muestro:

El espectador se ve reflejado en pantalla, sintiéndose incomodo y observado. Esta decisión de Carax nos introduce en la historia a la perfección.

“Contada de una manera excepcional y sin perder ni una pizca de ritmo narrativo”

He de decir que los personajes que Óscar interpreta tienen mucha fuerza. Los que más atractivos me han resultado, visualmente hablando, son los del mendigo comeflores que corre como un loco por el cementerio y el anciano moribundo despidiéndose de su nieta.

En conclusión, ‘Holy Motors‘ me ha parecido una película maravillosa (aunque os pese a algunos), debido a que trata un tema muy original, contada de una manera excepcional y sin perder ni una pizca de ritmo narrativo. Os recomiendo ir a verla, eso sí, no esperéis ver una película llamémosla “normal”.

LO MEJOR: La caracterización de Lavant y el pulso narrativo.

LO PEOR: El hachazo final.

Puntuación: 7/10

_Markel Goikoetxea Markaida @markelgoiko

 

Con la crítica de ‘Holy Motors’, damos la bienvenida al blog a Markel Goikoetxea, alumno del Curso Avanzado de los Estudios Superiores de Cinematografía y TV, que participa así en la creación de contenidos para la Comunidad TAI con sus críticas cinematográficas. ¡Bienvenido Markel! Todos los que queráis participar no dudéis en ponernos en contacto con nosotros en comunicacion@escuela-tai.com

 

Otros alumnos también pudieron ver la película, estas son sus opiniones: 

“Holy Motors me tiene desconcertado, me cuesta olvidar algunas escenas que me han hecho aplaudir la propuesta arriesgada del director. Mi sensación no es otra que un homenaje a los actores en decadencia. En este caso Óscar, un personaje adinerado con personalidad consentida y repelente, busca encarnar otras vidas que nada tienen que ver con su persona. Una película con una narrativa que rompe con lo clásico, que mantuvo mi expectación gracias a su espontaneidad, con situaciones surrealistas, unas más que otras, y que intentan hablar sobre el vacío existencial y la necesidad de tener una identidad.” David Turpín García

“Leos Carax ha creado una obra maestra imposible de describir con palabras. Es una película que recuerda nuestro amor por el cine. Simplemente es una experiencia única que debe vivirse en una sala oscura con una gran pantalla. Hay que verla.” Jessica L. Andrango

“Me parece un film dirigido a un público muy minoritario y selectivo. Me ha parecido absurda, con una sucesión de historias sin sentido, incapaz de interpretar el mensaje final. A mi parecer, una pérdida de tiempo.” Daniel Suárez

“Última propuesta cinematográfica del francés Leos Carax, que nos invita a ver una historias que con forme avanza el film se relacionan dándole un mensaje al espectador que vale la pena ver. De principio a fin el film te mantiene expectante no sabiendo que sucederá después; El actor Denis Lavant hace una magnífica interpretación haciendo metamorfosis tras metamorfosis, sin duda es lo más destacado en Holy Motors.” Miguel Novelo

 

Scroll To Top