Estás aquí: Inicio / Cine y TV / ”Lo que pasa en la sala de guionistas, se queda en la sala de guionista”

”Lo que pasa en la sala de guionistas, se queda en la sala de guionista” Alumnos de Cine TAI tuvieron la oportunidad de asistir a un encuentro exclusivo con el guionista Terence Winter ('Los Soprano', 'El Lobo de Wall Stret') gracias a la Embajada de Estados Unidos+

Group photo-5399-C

Los asistentes en el encuentro con Terence Winter. Fotografía: Embajada de Estados Unidos

Alumnos del Grado de Cinematografía y Artes Audiovisuales  y del Master en Guion Cinematográfico y Nuevos Medios del Centro Universitario de Artes TAI, asistieron un encuentro exclusivo celebrado con el exitoso guionista Terence Winter en la Embajada de Estados Unidos en España, gracias al acuerdo de colaboración establecido entre ambas instituciones.

Terence Winter es guionista y productor de cine y televisión, conocido por sus trabajos entre los que destacan las series ‘Los Soprano’ y ‘Boardwalk Empire’ o la película ‘El Lobo de Wall Street’ entre muchas otras. Cuenta con un premio Emmy y una nominación a los Premios Oscar, entre otros.

El alumno Jorge Moratal Romeu del Grado de Cinematografía y Artes Audiovisuales fue uno de los estudiantes TAI que asistió a este encuentro y ha redactado esta crónica al respecto:

“Si hubiese tenido que seguir un año más en ese trabajo me habría tirado directamente por la ventana” nos dijo Terence Winter en un momento dado de la charla a los 15 aspirantes a guionista que nos sentábamos a su al rededor. Con “ese trabajo” se refería a su puesto en lo más alto de una firma de abogados y con “esa ventana”, a la ventana de un piso 53 en el centro de Nueva York. Sin duda, es una frase que bien podría haber salido de la narración de Leonardo DiCaprio en “El lobo de Wall Street”.

El-Lobo-de-Wall-Street

Terence Winter ha trabajado en conocidas películas como ‘El Lobo de Wall Street’

Terence Winter es un hombre de corta estatura, 56 años y aspecto inofensivo que escribe sobre mafiosos, asesinos, traficantes y estafadores. Y, sin embargo, según él mismo nos confesó, se siente más unido a ellos de lo que nos podría parecer a simple vista. Su ambición, que le llevó a dejar el puesto en la firma de abogados e irse a Hollywood en busca de su sueño de ser escritor, y su pasión, que le hace seguir hablando de cine y televisión durante dos horas sin parar, son características que podemos encontrar en personajes como Tony Soprano o Nucky Thompson.

No es de extrañar, por tanto, que Terence Winter vea como una de las claves para escribir personajes memorables volcar en ellos tus experiencias personales. Nos contó decenas de anécdotas que le habían ocurrido a él y que después reflejó en “Los Soprano” y en “Boardwalk Empire”. Me encantaría poder contar aquí cada una de ellas, pero, como el propio Terence Winter nos dijo: “Lo que pasa en la sala de guionistas, se queda en la sala de guionistas.”

boardwalk-empire-wallpaper-HD7-1

Con Boardwalk Empire ganó un premio WGA a la mejor escritura en una serie nueva y el Globo de Oro como mejor serie dramática.

Otra estudiante de TAI que asistió al encuentro fue Ángela Rubio Muñoz, que también escribió una breve crónica:

Durante estos años en la universidad, he asistido a innumerables Master Classes con grandes profesionales del séptimo arte. Mis profesores me han hablado maravillas de todos ellos. Mis compañeros conocen sus trabajos y sus trayectorias. Mis amigos de toda la vida no conocen a la mitad, pero sí sus obras, y las admiran.

Yo, que siempre he sido bastante mala reconociendo sus caras, recordando sus nombres o identificando sus películas, me he mantenido ocupada tratando de averiguar qué tienen, de especial, en común. Cuando alguien metido en materia escucha el nombre de Terence Winter es probable que piense en ‘Los soprano’, ‘Broadwalk empire’ o ‘El lobo de Wall Street’. Es probable que le asocie a fama, contactos, cenas elegantes, mansiones lujosas y una brillante estela al final de su vida como resultado de un ingenio único.

CIBASS-The-Soprano-Logo

Terence Winter es conocido, entre otros, por su trabajo en la serie ‘Los Soprano’

Cuando escucho el nombre de Terence Winter pienso en una palabra: ganas. El pasado jueves me llamaron de la universidad para avisarme de que habría un encuentro con este señor, Terence Winter, y al parecer, como estudiante de guión (y gran promesa, quiero pensar), podía asistir. Yo tenía un examen final, avisé a mi profesor y me lo adelantó un par de horas para no perder la oportunidad. Fui con dos compañeros a la embajada americana.

Nos llevaron a una sala para esperarle junto a otro pequeño grupo de estudiantes de cine y audiovisuales. No sabíamos en qué idioma hablar… Luego descubrimos que el inglés era el más apropiado en Estados Unidos. Más tarde nos dimos cuenta de que todos éramos españoles.

Nos informaron  que el señor Winter se iba a retrasar. Todos fuimos lo suficientemente inmaduros como para soltar un original y reflexivo “Winter is coming”. Cuando llegó se puso a contarnos su vida. Pensé que hablaría de sus proyectos actuales o de sus últimos trabajos. Pero empezó desde el principio. Justo lo que más interesante me parece de cualquier artista: el momento en que es otro idealista incomprendido como yo. No era una gran historia la de su vida. Sí, evidentemente le supo sacar jugo a los elementos y las acciones más simples. Un guionista de tal guisa sabría cómo hacer apasionante su propia historia. Pero en lo más básico, lo que más me inspiró de esa historia era que, desde el principio, no tenía ni idea de qué hacer con su vida, pero tenía muchas ganas de hacer algo.

Cuántas veces nos habremos dejado caer desfallecidos sobre la cama pensando que ya descubriríamos qué hacer cualquier otro día. Este hombre pensaba lo mismo. Estudió una carrera que le haría ganar dinero. La terminó. Ganó dinero. Y siguió pensando que no sabía qué hacer. Hasta que lo descubrió. Quería escribir “sitcoms”. – Fue un momento algo incómodo (cuando nos contó esta parte). Él parecía convencido de haber logrado su propósito, hasta que un estudiante le soltó algo como ¿pero “Los soprano” es una sitcom? – El caso es que dejó de vacilar sobre su existencia y se fue a Hollywood. Se fue a utilizar las ganas que tenía para escribir. Dejó de pensar en lo mucho que le gustaría escribir y empezó a hacerlo. Nos contó que no se iba a la cama hasta que no estuviera seguro de haber mejorado alguna de sus habilidades como escritor. Escribió cosas malísimas. Nos contó la importancia de escribir cosas malas, porque el error es siempre el comienzo. Escribió hasta que sus ganas y sus cualidades coincidieron con su empleo. Básicamente eso fue lo más motivador del encuentro.

Tuve la suerte de comer con Terence Winter. Pero tengo aún más suerte de sentir sus mismas ganas.

Scroll To Top