Estás aquí: Inicio / Cine y TV / ‘Mi bagaje como actriz es fundamental a la hora de dirigir un proyecto’

‘Mi bagaje como actriz es fundamental a la hora de dirigir un proyecto’ Marina Seresesky presenta 'La Boda', nominada al Goya al Mejor Cortometraje en TAI BOX. Además se proyecta 'ANA' de Rocío Pina en un tarde de cine en femenino. Crónica de Javier Mateo.+

Este viernes acudieron a la Escuela dos mujeres unidas por el cine de una forma muy especial. Las dos cuentan historias bien personales que incitan a la reflexión; las dos se conocieron en el Festival de Cine de Madrid del año pasado. Rocío se encontraba dentro del jurado de estudiantes de la Escuela TAI buscando un corto que premiar. Marina presentaba su obra ‘La Boda’ dentro de la Plataforma de nuevos realizadores, que finalmente fue premiada. La cinta ganó además muchos otros premios en diversos certámenes y fue nominada a los Goya 2013. La directora argentina ya había realizado previamente un cortometraje de características comunes, titulado ‘El cortejo’. Tanto éste como ‘La Boda’ poseen un tono entre comedia y drama muy particular y característico, siempre tratando situaciones cotidianas con personajes muy reales. Pero Marina no es solo una cineasta. Su formación inicial fue como actriz. Además, ha trabajado en labores de guión y es productora. En estos momentos tiene una obra en el Teatro María Guerrero, ‘Transición’, y en breves volverá a poner en los escenarios ‘Agosto’, que ya fue en su momento muy bien acogida.

‘La Boda’ nos cuenta la historia de una cubana cuya hija se va a casar y ella, como madre, se encuentra ultimando los preparativos para ‘asistir’ a la ceremonia. ‘ANA’ nos propone la mirada de una chica que sufre un problema de anorexia y cómo le influye el entorno en su vida cotidiana.

-Rocío, ¿qué es lo que te llevó a ti y a tus compañeros del jurado a elegir ‘La boda’ como cortometraje premiado?

La verdad es que vimos muchos cortos pero todos coincidimos en el de Marina a la hora de elegirlo. Es difícil que un trabajo llame lo suficientemente la atención como para que todos nos acabáramos poniendo de acuerdo. Todo en él era redondo: la estética, la música, la puesta en escena, el vestuario, el uso del suspense y la sorpresa final… Nos gustó que un tema tan delicado como el de la inmigración fuese tratado desde el tono de comedia sin perder por ello el fondo emotivo y dramático.

 ‘La boda’ es el resultado de una serie de entrevistas a mujeres que se habían visto obligadas a tener que educar a sus hijos a distancia’

-Marina, ¿cómo surgió ‘La Boda’? 

Partí de un documental que había realizado previamente titulado: ´Madres, 0,15 el minuto´. En él, entrevistaba a una serie de mujeres que se habían visto obligadas a tener que educar a sus hijos a distancia. Llegué a entrevistar para llevarlo a cabo a ochenta madres para acabar eligiendo a seis. Me contaron todo tipo de historias, siendo una de ellas la que utilicé como argumento para ‘La Boda’. La verdad es que escuché tantas experiencias personales que podría haber escrito con ellas veinte cortos más. Pero fue esta historia, la de estas mujeres que se visten con sus mejores galas y peinados para acabar hablando por teléfono, la que más me llamó la atención. A todas ellas las invité cuando proyectamos la película ya terminada, y me llamó la atención que ¡ninguna de ellas se esperase el final del cortometraje! Yo quería que éste no acabase siendo triste, sino que hablase de seis mujeres con una fuerza increíble.

 

-¿Te ha sorprendido el éxito que ha tenido tu cortometraje?

Yo realicé el cortometraje con el deseo de que lo premiaran, claro… Pero cuando ví que otros festivales tan diferentes como el de Italia o el de India también lo seleccionaban, sí que me sorprendí, sí. Solo entonces me di cuenta de lo universal que era su historia, que por otro lado solo puede suceder en las grandes ciudades. En Madrid hay más locutorios que farmacias y bancos. Es una realidad dentro de nuestro cotidiano. Lo mismo en Madrid que en otros lugares. De ahí su internacionalidad.

 Marina: Mi bagaje como actriz es fundamental a la hora de dirigir un proyecto. Donde más me ayuda es a la hora de escoger a los actores, en saber a primera vista cuáles van a saber interpretar esta sutileza entre el mundo del humor y el del drama’

-¿Cómo te mueves entre el género de comedia y el drama? 

En realidad, para mí moverme entre uno y otro es lo más fácil. Son los dos géneros donde me siento más cómoda. Mezclarlos es para mí un placer. Donde más complicación encuentro es a la hora de ajustarlos a una dirección de actores: No es fácil encontrar el punto exacto en la interpretación. Tiene que ser muy sutil, me encanta trabajar eso. ¡Me pregunto si podría hacer otra cosa! Sí, definitivamente es lo que más me gusta. Ahora me encuentro trabajando en un largometraje de terror. Me he obligado a tratar de prescindir del humor y me está costando. Mi bagaje como actriz es fundamental a la hora de dirigir un proyecto. Donde más me ayuda es a la hora de escoger a los actores, en saber a primera vista cuáles van a saber interpretar esta sutileza entre el mundo del humor y el del drama. Además, no podemos estar con actores que necesiten un tiempo excesivo para concentrarse. Los tiempos en los rodajes son rápidos, y más si lo que se está haciendo es un corto. Para la protagonista de ‘La boda’ buscaba a una cubana que no fuese muy expresiva (los cubanos utilizan mucho su cuerpo para expresarse), que tuviera un punto de tristeza. La conocí como protagonista de ‘Habana blues’ de Benito Zambrano. En las otras actrices busqué que conociesen el tema de la historia desde dentro (Malena Alterio, por ejemplo, tiene a su madre en Argentina y sabe lo que son las distancias con un ser querido).

 –¿Qué nos puedes decir acerca de tu experiencia con el equipo técnico?

Con él he trabajado siempre, desde mi primer corto. Me cuesta pensar en la hipótesis de ‘no tenerlo’. Yo no tengo formación técnica y, sin ellos, no sabría si sería capaz de hacer estas cosas que hago. Nos conocemos muy bien entre nosotros y sabemos lo que queremos. Pero, lo más bonito, es que estamos aprendiendo juntos.

 Marina: Tenemos que aprovechar este momento en el que los Goya nos ha puesto en este lugar. ¡Ahora la gente nos conoce y nos coge las llamadas!’

 

 

-¿Y cómo llevas tu paso del cortometraje al largometraje? 

Yo tengo una productora. Estamos tratando de mover otro largometraje que ya tengo terminado, uno de comedia dramática con fondo social. Tenemos que aprovechar este momento en el que los Goya nos ha puesto en este lugar. ¡Ahora la gente nos conoce y nos coge las llamadas! De momento, para sacarlo adelante he conseguido una coproducción con argentina y Polonia.

-Cuéntanos tu experiencia con la banda sonora.

Conocer a Mariano Marín ha sido encontrar la horma de mi zapato. Yo no tengo formación musical y él entiende lo que yo quiero, solo con tararearle un par de ritmos y notas. Además, le paso muchas músicas que a mí me suenan a lo que puede acabar siendo la música del corto y él me va enviando composiciones aproximativas. El elegir piano y percusión como instrumentos fundamentales ha sido una cuestión ante todo económica. Va con los presupuestos, es lo que nos podemos permitir. Mariano es un músico maravilloso, además sabe aguantar muchos ‘no’ de mi boca, sabiendo que no va a cobrar por su trabajo. Nos está haciendo un gran favor.

 -¿Influye que seas mujer a la hora de crear?

Yo llevo igual de bien escribir historias tanto sobre hombres como sobre mujeres. Hay una cosa que es cierta: siempre hay una mirada femenina sobre aquello que se cuenta. En la actualidad, hay un 12 % de mujeres directoras y un 16 % de mujeres guionistas. Lo ideal sería lograr un equilibrio, no ser más hombres que mujeres y viceversa.

 

-Rocío ¿cómo ha sido tu experiencia cinematográfica?

Yo siempre he querido hablar de la anorexia y nunca me había atrevido. Es una enfermedad de la que se conoce muy poco y a la cual se tiene muy simplificada. Cada caso tiene sus particularidades pero siempre hay una característica común: La gente de alrededor siempre les dice a los que la padecen una respuesta demasiado sencilla: ‘Deja de ser anoréxica. ¿Para qué te quieres morir?’. Las personas que sufren de anorexia tienen una idea de perfección dictada por el mercado. Esta idea está sustentando a todas esas personas, que siguen ahí y se hacen daño pero se sienten recompensadas cuando escuchan que ‘son las más guapas’. Es un trastorno psicológico fomentado por lo que nos rodea.

Esta historia, esta visión, se fue creando gracias a las personas que me rodeaban y que iban aportando ideas, sugiriendo muchas cosas.

 Rocío: ‘El cine de carácter social nos permite ponernos a pensar. Las distintas formas de expresarse de cada uno de los cineastas consiguen hacer una realidad visible, nunca mejor dicho’

-Marina, ¿La televisión puede ser un medio que cambie la realidad social?

Curiosamente, cuando las propias televisiones aceptan tu corto para comprarlo y emitirlo, no te permiten que lo presentes diciendo que es, como en este caso, una historia sobre la inmigración. Debes dar rodeos y decir que es una historia sobre personas que vienen de otros países. La industria necesita apoyo para continuar existiendo, ya sea con ayudas para los realizadores o para los consumidores. Ahora han surgido nuevos medios de comunicación con Internet, pero creo que una cosa es experimentar para darte a conocer, y otra muy distinta es vivir de aquello que te gusta. Se puede empezar trabajando gratuitamente, pero en algún momento habrá que cobrar por lo que hacemos.

 -¿Y para ti, Rocío?

Yo pienso que sí, pero no solo la televisión: la comunicación audiovisual en general es uno de los medios más potentes para comunicar. Te propone una reflexión. El cine de carácter social nos permite ponernos a pensar. Las distintas formas de expresarse de cada uno de los cineastas consiguen hacer una realidad visible, nunca mejor dicho. Sirve y funciona. Podemos tratar temas hacia los que somos sensibles con el fin de sensibilizar también al espectador. Ahora parece que todo el que tiene una cámara puede hacer cine, pero no es así. Está muy bien que haya habido una democratización en este sentido, que todo el mundo pueda probar a hacer sus propios ejercicios audiovisuales. Pero el cine debe de seguir siendo una forma muy depurada de todo esto y no debe de ser sustituido.

 

  _ Javier Mateo Hidalgo

 

This plugin does not have a valid Facebook access token. Please use your admin panel to login with Facebook.

Scroll To Top