Estás aquí: Inicio / Cine y TV / ‘Ojetivo: La Casa Blanca’

‘Ojetivo: La Casa Blanca’ Por César Pereyra+

Cartel de la película ‘Objetivo: La Casa Blanca’

 Era un precioso día soleado y me encontraba indeciso sobre la manera de invertir mi tiempo. Felizmente, mi compañera de piso organizó una ruidosa reunión, lo cual hizo más fácil mi primera decisión: haga lo que haga, no será en casa. Esta premisa me hizo revisar la cartelera del cine de mi barrio y encontrar, entre tantas opciones interesantes, ‘Objetivo: La Casa Blanca’, última película de Antoine Fuqua. Este director ya me había otorgado sorpresas como ‘Shooter’ (2007), ‘King Arthur’ (2004) y, claro, la joya de la corona, ‘Training Day’ (2001), una de mis películas  favoritas y con la cual Denzel Washington ganó el Oscar a mejor actor. Así que cogí las llaves, caminé por unos minutos, compré la entrada, me tiré entre tres butacas al ser el único espectador en toda la sala y, luego de dos horas, puedo decir lo siguiente: ‘hacía mucho que no salía tan satisfecho de una proyección’.

 ‘La estrategia para invadir la Casa Blanca puede que no se caracterice por ser la más brillante del mundo (…) pero presenta un montaje tan bueno que me hizo olvidar el medio y dejarme llevar por el fin’

 Son muchos los factores que hacen de esta película tan disfrutable. Uno de ellos, por ejemplo, es el sencillo y eficaz argumento que tenemos frente. La película se divide en dos actos, siendo el primero el que nos permite conocer, a través de una tragedia, las motivaciones de Banning por regresar a su antiguo trabajo en la Casa Blanca. Tiempo después, ya en el segundo acto, ocurre el mencionado atentado y lo que sigue se puede resumir en una oración: Un tipo tiene que rescatar al presidente y evitar la destrucción de los Estados Unidos. ¿Sencillo? Sí. ¿Trillado? También. ¿Entretenido? Mucho.

Siempre he pensado que las expectativas que uno se genera sobre una película son, en gran parte, aquello que decide disfrutarlas o no. En este caso, yo no esperaba un guion escrito por Tarantino o Allen, ni unos planos dignos de estudiar en mi curso de narrativa audiovisual. Gerard Butler defendiéndose duro a la vieja ultranza y con cuchillo a mano (siendo la pelea final un ejemplo de ello), poquísima pero eficaz utilización de CGI (imágenes generadas con el ordenador) y un manejo de cámara que permita ver lo que sucede en todo momento. Eso quiero. Eso obtuve.

Fotograma de la película ‘Objetivo: La Casa Blanca’

Acompañando a un Gerard Butler que cada vez demuestra ser un actor más versátil (vean ”Law Abiding Citizen”, en caso aún no lo hayan hecho) tenemos al gran Morgan Freeman como Alan  Trumbull, vocero de la Casa Blanca y quien asume el mando del país ante la ausencia del presidente y la vicepresidente, por ser estos parte de los rehenes. ¿Qué se puede decir sobre Freeman? Dueño de una postura y voz imponentes, permite que no extrañemos a Butler cada vez que el director abandona la acción y pasa a desarrollar la historia. Cerrando el triángulo protagonista, Aaron Eckhart se suma a la larga lista de actores que han interpretado al líder de la nación norteamericana. No me pregunten por qué, pero siempre que escucho ”Mr. President” en una pantalla grande, no puedo sacar de mi mente dos imágenes: 

 1) Harrison Ford extirpando terroristas rusos de su avión al mejor estilo de Samuel L. Jackson en ‘Snakes on a Plane’.

2) Bill Pullman subiéndose a un jet de guerra para a matar bichos extraterrestres en ‘Día de la Independencia’.

 ‘Olympus has Fallen’ transcurre de manera muy fluida y logra involucrarnos en todos los obstáculos que debe superar el agente Banning para llegar a su objetivo’

Esta vez tenemos un presidente más terrenal y con menos pólvora en la cabeza, algo muy adecuado para un actor tan carismático y cumplidor como Eckhart, quien a lo largo de su carrera no ha tenido problemas para dar vida a personajes de diverso nivel dramático. Además podemos ver a la siempre encantadora Ashley Judd como la primera dama Margaret Asher.

Las escenas donde Butler debe batallar mano a mano con los invasores norcoreanos son increíbles, tanto por coreografía como por manejo de cámara y montaje, algo que no pasa a menudo, siendo una horrible costumbre por parte de algunas películas (Cough*Taken 2*Cough) cortar mucho los movimientos de los personajes y no dejar ver lo que sucede en la escena, generando una confusión insoportable.

La estrategia para invadir la Casa Blanca puede que no se caracterice por ser la más brillante del mundo (…) pero presenta un montaje tan bueno que me hizo olvidar el medio y dejarme llevar por el fin. Last but not least, y como mencioné en párrafos anteriores, la escasa utilización de CGI se ve reflejada en la escena donde una potente y futurista arma antiaérea, llamada ‘Hydra 6’, destruye unos cuantos helicópteros que tenían objetivos poco constructivos. Restó un poco, pero sin afectar en demasía al producto final. 

A pesar de presentar dos horas de duración, ‘Olympus has Fallen’ transcurre de manera muy fluida y logra involucrarnos en todos los obstáculos que debe superar el agente Banning para llegar a su objetivo. No voy a negar que hay momentos súper clichés y que son parte (im) prescindible de toda cinta donde se juegue con algún símbolo estadounidense, pero iba preparado para ello así que no me afectó mucho.  

Fotograma de la película ‘Objetivo: La Casa Blanca’

 ¿Qué se necesita para realizar una cinta de acción? Tal vez algunos estudios lo han olvidado, pero lo último que queremos es ver a Bruce Willis pasar de ser un simple policía que quiere rescatar a su mujer a ser indestructible frente a una amenaza mundial. ¿Cómo hacen unos chicos de Los Ángeles, luego de competir en carreras ilegales, convertirse en ‘el mejor equipo’ para atrapar a un ex soldado de las fuerzas especiales británicas? Lo que necesitamos son personajes reales, con debilidades y algún tipo de elemento que los haga vulnerables ante la amenaza que intentan destruir. Esto no se da al 100% en esta película (aunque también lo esperaba) pero al menos se nota el intento por desarrollar de alguna manera un personaje que podría, y debería, tener una oportunidad más en la pantalla grande en una secuela.

 _César Pereyra

 

Scroll To Top