Estás aquí: Inicio / Cine y TV / Robert Downey Jr. 3: La última aventura de Iron Man… Por ahora

Robert Downey Jr. 3: La última aventura de Iron Man… Por ahora Por César Pereyra+

Luego de sobrevivir a los acontecimientos que casi destruyen Nueva York en ‘Los Vengadores’, Robert Dow…perdón, Tony Stark, comienza a sufrir cierto trauma ‘post-salve a la tierra’, lo cual afecta su vida personal y sentimental, siendo esta última la más importante para él. Cuando parecía que todo estaba mejorando, un demente conocido como ‘El Mandarín’ (Sir Ben Kingsley) realiza una serie de atentados contra Estados Unidos, ante los cuales nuestro carismático hombre de hojalata deberá responder, utilizando todas sus herramientas (y armaduras) posibles.

Opinión: Generalmente entre los meses de Mayo y Agosto se produce un fenómeno llamado ‘Verano Norteamericano’, en el cual se estrenan pelis que presentan un alucinante presupuesto, generan enorme expectativa y por las cuales las principales productoras cinematográficas o también conocidas como ‘Mayors’ (20th Century Fox, MGM, Paramount, Sony y RKO) pagan millones de dólares por 30 segundos de publicidad en el medio tiempo del Super Bowl. Dentro de todas las historias que se pueden contar, aquella del ser (humano o extraterrestre) que salva al universo, mundo, localidad o ciudad ha sido de las más utilizadas por ser el principal anhelo de todo individuo común y corriente que trabaja de 9:00 am a 6:00 pm, gana un sueldo mínimo y quiere entrar a una sala para fantasear con ser aquello que no puede ser en su casa, trabajo o relación sentimental: un héroe.

Y es justamente eso, un héroe, lo que el director Shane Black nos brinda en esta tercera entrega de ‘Iron Man’, franquicia de Marvel que se ha convertido en esa gallina de los huevos de oro que Nolan produjo a DC con Batman y la saga ‘Dark Knight’. Hago estas comparaciones porque, desde la fecha de su estreno, ‘Iron Man’ ha servido para definir el estilo que las posteriores películas de la empresa neoyorquina han seguido y seguirán en un futuro: una simple historia con mucha acción y efectos especiales. 

Hagamos el inventario de armaduras…

‘Entre los meses de Mayo y Agosto se produce un fenómeno llamado ‘Verano Norteamericano’, en el cual se estrenan pelis que presentan un alucinante presupuesto, generan enorme expectativa y por las cuales las principales productoras cinematográficas pagan millones de dólares’ 

Robert Downey Jr. regresa con el papel que le ha dado fama mundial, con el carisma y solvencia que nos tiene acostumbrados pero llegando en cierto modo hasta el límite que el personaje puede plantearle. No soy muy fanático del cómic, por ende no podría saber si en algún momento Stark toma un rumbo radicalmente diferente del mostrado en alguna de las películas, pero queda claro cada vez más que Roberto está comenzando a interpretarse a sí mismo y no al mujeriego millonario filántropo  que todos queremos y conocemos.

Acompañando al protagonista y tomando un rol más pivotal en el desarrollo de la historia, Pepper Potts es interpretada por la divina Gwyneth Paltrow, quien con un gran carisma y calidad interpretativa logra consolidar la gran química que surgió con Downey Jr. Si bien esto ya se ha visto reflejado en las dos pelis anteriores, en esta ocasión se resalta  aún más, algo muy justificado ya que toda la cinta gira en torno al triangulo (¿amoroso?) Stark – Iron Man – Potts. Así también, el gran Don Cheadle (a quien, en caso no lo hayan hecho aún, tienen que ver en ‘Hotel Rwanda‘) también toma una papel más protagónico aunque sin dejar de ser secundario, limitado a ciertos momentos finales de la cinta. Aquí acaba el resumen de los buenos, ya que en el siguiente párrafo viene lo mejor.

¡¡Viva la Vida!!

¿Es que acaso es posible analizar una peli sobre súper héroes sin hablar de los villanos? Los sensacionales Guy Pearce y Sir Ben Kingsley dan vida al ‘Mandarín’ y Aldrich Killian respectivamente, siendo el primero de estos un ‘verdadero’ villano y el segundo algún tipo de cortina de humo o fachada, herramienta tan utilizada por algunos políticos en la actualidad. La elección de Pearce como antagonista es el mejor acierto de Black, algo que Favreau (quien  dirigió las dos primeras y en esa ocasión interpreta a Happy Hogan, guardaespaldas de Stark) hizo bien con el gran Jeff Bridges pero luego flojeó mucho eligiendo a un cansino Mickey Rourke. A pesar de este acierto, hay algo que quiero dejar en claro: No se puede construir un personaje que se las arregla para destruir media docena de armaduras y luego destruirlo de la manera más patética posible, especialmente luego de hacerme esperar más de dos horas por un desenlace congruente. Muy mal Shane, muy mal!!

Hay algunos factores que restaron a la película, como una duración excesiva que no se justifica y sin la cual la cinta hubiera tenido el mismo efecto o incluso uno mejor

Dejando de lado lo artístico, analicemos el apartado técnico de la cinta. Por un lado, los efectos especiales ya no estuvieron a cargo de la compañía Industrial Light and Magic, lo cual no afectó en lo absoluto la calidad del CGI, llegando incluso a gustarme y ver aún más fluida la acción y el movimiento de la armadura tanto en pie como volando, viéndose esto más claramente en escenas como el rescate del avión o la orgía de latas voladoras que vemos en una de las escenas finales. Por otro lado, la banda sonora tomó un rumbo diferente, dejando de lado aquellas rolas de AC/DC y Black Sabbath que tanta personalidad dieron a las primeras pelis, optando correctamente por melodías con un toque más épico y orquestral. Si me piden recomendar alguna, pues escúchense ‘Can you dig it’ (Iron Man 3 Main Titles), pedazo de canción que resume perfectamente lo que Marvel quería con esta franquicia: Mucha diversión con toques de falso dramatismo.

Encuentren las 7 diferencias. Yo no puedo.

Hay algunos factores que restaron a la película, como una duración excesiva que no se justifica y sin la cual la cinta hubiera tenido el mismo efecto o incluso uno mejor. Además, no sé porque aquella relación entre Stark y el huérfano me hace recordar al final de ‘The Dark Knight Rises’, donde el héroe deja un legado para futuras generaciones. Me puedo equivocar, pero no creo que el aspecto más personal y humano de la película haya sido influenciado por ser esta la misma dirección que le ha dado tanto éxito a Warner Bros. y DC Comics. Solo nos queda esperar y ver cómo se desarrollan las adaptaciones venideras.

Hace 5 años Marvel dio inicio lo que recientemente llamó ‘Fase 1’ y lo hizo arriesgándose con tal vez la más difícil de las adaptaciones posibles. Hay rumores que indican que nuestro querido Roberto no regresará para más secuelas, así como otras que lo ponen de bola fija para la segunda parte de ‘Los Vengadores‘. Si llega o no a cumplir con estas expectativas, solo él lo sabe, pero lo que nosotros sabemos muy bien es que así como Christopher Reeve es la viva imagen de Superman, Robert Downey Jr. es Iron Man. Punto.

 Nota: Procuren no llegar tarde a la proyección, porque esta peli tiene un intro LEGEN-wait for it- DARY!!!

 

 _César Pereyra

 

Scroll To Top