Estás aquí: Inicio / Cine y TV / Rodrigo Sorogoyen: ‘Nunca dejemos de intentarlo’

Rodrigo Sorogoyen: ‘Nunca dejemos de intentarlo’ El equipo de Stockholm cuenta los detalles de la película en la master class MADRID PREMIERE WEEK+

MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

Rosa Jiménez, profesora del área de cine TAI, con Javier Pereira y Rodrigo Sorogoyen / MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

El recortado presupuesto con el que se contaba para la película condicionó enormemente todo el proceso de rodaje de ‘Stockohlm’, dirigida por Rodrigo Sorogoyen. Fue rodada en tan sólo 12 días lo que fue posible únicamente gracias a una gran organización. El rodaje se dividió en dos fases, al igual que en la película se diferencian muy bien dos partes, lo que transcurre durante la noche, y lo que se desarrolla durante el día. Así se prepararon y rodaron primero todas las escenas nocturnas y después todas las correspondientes al día. 

‘Se llegaban a rodar al día 8 minutos de película, cuando lo normal suele ser llegar a completar entre 1 y 2 minutos’

A pesar de las buenas críticas y los premios que recibió la película en el festival de Málaga, la distribución no fue fácil. Solo la última distribuidora a la que acudieron, cuando estaban a punto de tirar la toalla, dijo que sí. Era una pequeña distribuidora de Bilbao con la que se acordó el estreno en noviembre de 2013 en 15-16 salas. Eso es una distribución muy pequeña, pero con tan poco dinero que habían invertido en publicidad no tenía sentido presentarla en más cines. Con todo consiguieron tenerla ocho semanas en los cines Princesa, lo que es un récord para una película española de poco presupuesto.

MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

Javier Pereira y Rodrigo Sorogoyen en la master class MADRID PREMIERE WEEK / MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

El nombre de ‘Stockholm’ viene, como parece evidente, del Síndrome de Estocolmo, haciendo referencia al secuestro metafórico del argumento de la película. El ponerlo en inglés fue una decisión únicamente de marketing, pensaban que a la gente le atraería más y sobre todo que tendría más tirón en el extranjero. Sin embargo ahora en Colombia los carteles llevan el nombre en español.

MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

Javier Pereira / MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

El trabajo con los actores fue una gran exploración. En los ensayos fue cuando los actores empezaron a conocerse y apenas fueron diez días de ensayo. Aunque parece que hay mucho improvisado en realidad el 95 % está en el guion. En Frágiles sin embargo el guion no tenía un texto redactado. Los diálogos eran todos muy improvisados, es una forma de trabajar muy divertida pero depende mucho de la frescura de los actores cada día. 

‘Rodrigo tomó la decisión de trabajar por separado con Javier y con Aurea, como forma de conseguir mantener el misterio entre ellos’

A día de hoy no saben cada uno la verdad que ocultaba cada uno, saben lo que saben en la película. Por ejemplo Javier todavía no sabe por qué Aurea tomaba las pastillas, cuál era su enfermedad. No hace falta saberlo, se intuye sin definirlo del todo. No querían que pareciese una enferma y hacer una película de una enferma y un chico normal porque eso te despega mucho del personaje y la historia. Es casi más una historia de dos enfermos, como todos lo podemos estar un poco. Se iban descubriendo en cada escena a pesar de lo difícil del muchas partes del rodaje, como las escenas nocturnas en Malasaña con mucho frío en las que es difícil a veces acordarse de todas las intenciones que has preparado en los ensayos.

MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

Rodrigo Sorogoyen y Rosa Jiménez / MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

La historia, explicaba Rodrigo, nació de situaciones cotidianas como el hecho de estar veinte minutos de conversación banal en la calle con una cerveza en la mano. Y a partir de ahí van llegando intuiciones, la necesidad de que vayan pasando cosas. Sobre todo lo que le gusta a Rodrigo es pensar que la historia que a él como espectador, y como director, le encantaría ver, como espectador. 

MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

Javier Pereira y Rodrigo Sorogoyen / MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

El final lo tenían claro desde el corto que dio pie a la película, era totalmente necesario para que te creyeses la historia. Pero es cierto que durante los tres años de proceso se pensaron muchas veces cambiarlo porque mucha gente les decía que con ese final tendrían menos éxito. Y aun piensan que puede que sea cierto .. pero sin ese final no habría conseguido remover tanto a los espectadores, y ese es el verdadero éxito. Según las distribuidoras, se supone que si el espectador sale del cine con final triste, o con mal sabor de boca no va a recomendar la película. Pero Rodrigo no comparte esta visión. A la hora de escribir el guión se distribuyeron los ocho capítulos entre Rodrigo e Isabel Peña, coguionista. Cada uno escribía en su casa para no contaminarse y después hacían puestas en común. Lo más difícil era dar credibilidad a lo que ocurría para lo que decidieron fue mostrárselo mucho a amigos.

MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

Rodrigo Sorogoyen / MARINA RODRÍGUEZ-TAIFOTO

En cuanto a la música, la decisión de utilizar la Gazza Ladra, empleada también por Kubrick, reafirma su idea de que la música no es potestad de ninguna película. Tiene la fuerza suficiente para resolver ese punto clave de inflexión entre las dos partes tan diferenciadas de la películaLa primera parte dirigida de una manera más efectista, con mucho zoom y otros efectos, y la segunda mucho más austera, más sobria, casi no hay movimientos de cámara son todo planos más planos fijos. Esa cambio es reforzado todavía más con los cambios de luz que cambia casi por arte de magia, lo que señala Rodrigo, seguro sería muy criticado por los puristas.

‘Para mejorar la situación del cine español actual lo primero que habría que hacer es bajar el IVA para así poder bajar el precio de las entradas’

Por otra parte repartir bien las ayudas, si se dan 20 o 30 ayudas de 500.000 euros para pelis grandes, que una de esas se reparta en 10 películas pequeñas. Porque si uno va con una ayuda del estado de 50.000 es seguro que consigue otros 100.000 euros por otra parte porque las grandes empresas se animarán más a colaborar si ven que ya hay apoyo desde el ministerioEl cine de segunda división es muy necesario, como entrenamiento para luego poder llegar a hacer grandes películas pero porque además también es interesante esa otra escala de cine, da lugar a que pasen otras cosas.

El consejo, que nunca dejemos de intentarlo porque jamás imaginaron que iban a llegar tan lejos con Stockholm y aquí están.

Por María Buey, alumna del Área de Escenografía

La Escuela Universitaria TAI colabora con MADRID PREMIERE WEEK por segundo año consecutivo para traer lo mejor de la industria al Campus. TAI apoya con su participación a los profesionales del cine y sirve de puente entre el sector y los futuros actores, directores y creativos del audiovisual.

 

 

Scroll To Top