Estás aquí: Inicio / Cine y TV / Sobre la dedicación de Cantet y la pasión de Guédiguian y Ascaride

Sobre la dedicación de Cantet y la pasión de Guédiguian y Ascaride Crónicas de los encuentros con el Cine Francés+

_L7A1961 como objeto inteligente-1

Ariadne Ascaride  /  MENDÍA ECHEVERRÍA TAIFOTO

La dedicación llamada Cantet

Con sofisticado aire francés y cara imponente cuyos ojos parecía que analizaban todo lo que le rodeaba, como si estuviese a punto de filmarlo. Laurent Cantet nos deleitó con los detalles de escritura y rodaje de su película ‘Regreso A Ítaca’.

Un grupo de amigos se reúne en Cuba tras el regreso de uno de ellos de España donde había vivido desde hacía bastantes años. La película gira en torno a una azotea donde se cuentan todo lo que ha pasado por sus vidas y por Cuba para poner al tanto al exiliado, el cual intercala su vida en España a la historia.

Aunque pueda sorprendernos, pese que la película tiene fundamentos de protesta política hacia Cuba, donde se desarrolla, el gobierno no supuso un problema a la hora de realizarla. Los actores, cubanos, utilizaron el guión para desfogarse, hasta el punto en el que en algunos casos, Cantet tenía que frenarles, sin cortar la libertad de expresión que en esos momentos podían explotar, contaba con tono cómico.

El guión fue escrito en colaboración con Leonardo Padura, el escritor que escribió la obra ‘La novela de mi vida’ en la que Cantet se basó para la película. Él iba escribiéndolo y pasándoselo a Padura para que lo revisase, creando así un trabajo en equipo más concreto y detallista respecto al libro que había encandilado al director.

_DSC4038

Laurent Cantet / MARINA RODRÍGUEZ TAIFOTO

Como era de esperar, tampoco faltaron preguntas sobre su películaLa Clase, la cual le hizo ganar La Palma de Oro en 2008. La relación de Cantet con los actores, su dirección, queda reflejada cuando habla de ellos; Cuando habla de su trabajo y de cómo consiguieron meterse en el papel con su estupendo resultado. Habló de François Bégaudeau, con el cual dirigió la película y del cual nació la idea original, a parte de protagonizarla.

Así como con Foxfire, otra de sus obras maestras, de la que comentó el trato con el instituto canadiense donde fue rodada, y la oportunidad a sus alumnos de aparecer en la película.

Preciso pero entregado, así definiría a Cantet cuando habla de sus experiencias al público, que sin duda, gozó del privilegio de estar en presencia de uno de los grandes directores contemporáneos del cine francés.

Encuentro con Laurent Cantet

Encuentro con Laurent Cantet

 

La pasión de los dos caminos, el cine y el amor

El director y la actriz, un matrimonio unido por mucho más que una profesiónRobert Guédiguian y su mujer Ariadne Ascaride nos presentaron su última película ‘El Cumpleaños De Ariadne’.

Robert Guédiguian, la traductora del evento y Ariadne Ascaride

Robert Guédiguian, la traductora del evento y Ariadne Ascaride / MENDÍA ECHEVERRIA TAIFOTO

El encuentro no aportó sólo conocimiento cinematográfico, sino también vital, ambicioso y romántico. Pero sin duda, fue una lección magistral para perseguir los sueños, porque, como dijo Guédiguian, ‘Lo que no olvidamos nunca es la capacidad de soñar, p0rque es la condición necesaria para que cambie el mundo’.

El título original de ‘El Cumpleaños De Ariadne’, es ‘Au Fil D’ Ariadne’. Una alegoría al mito griego del hilo de Ariadna, la mujer que se enamoró de Teseo y le ayudó a matar al minotauro y a salir del laberinto donde se encontraba. Para Guédiguian, Ariadne es su Ariadna. Por eso la película se llama así, porque ella es su heroína, su ayuda, el hilo de sus películas, la musa que guía su cine y su vida.

Además, la película fue un regalo de cumpleaños para su mujer, y qué mejor regalo para una actriz que una película.

_L7A1893 como objeto inteligente-1

Robert Guédiguian / MENDÍA ECHEVERRÍA

En las películas de Guédiguian, se trabaja en equipo, siempre el mismo que ya funciona como unidad, como una comunidad de artistas que tienen algo que aportar unos a otros en todo momento. Para más ‘inri’, los actores de las películas de Guédiguian, que también funcionan como equipo, son los antiguos compañeros de clase de interpretación de Ariadne. Así pues, han conseguido crear una familia, vertiendo en todas sus películas amor y dedicación.

No era sólo lo que la pareja contaba, sino cómo lo contaba, cómo miraba el uno al otro cuando hablaba y toda la ternura que había en sus ojos. Cómo cada detalle de su trabajo era un detalle entre los dos.

La actriz, llena de energía y entusiasmo, consiguió levantar una pasión en los asistentes impresionante con sus palabras alentadoras, recordándonos una y otra vez que teníamos en nuestras manos el futuro del cine de autor, que teníamos que luchar y que los sueños hay que perseguirlos. Y es que saltaba a la vista, tanto en Guédiguian como en Ascaride, que su sueño era ese cóctel de película de la vida, con ella actuando para sus ojos y él filmando para sus andares. 

 

 Por Irene Barredo de Valenzuela, alumna del Grado de Cinematografía y TV 

 

 

 

 

Scroll To Top