Estás aquí: Inicio / Escuela TAI / Una sinfonía para el final de los tiempos

Una sinfonía para el final de los tiempos Los alumnos del Grado en Composición de Músicas Contemporáneas nos cuentan su experiencia en su visita al Auditorio Nacional de Música+

2222

“El pasado viernes 18 de octubre los alumnos de primero y segundo del Grado en Composición de Músicas Contemporáneas asistimos al ensayo general de la sinfonía “Turangalila” de Oliver Messiaen en el Auditorio Nacional, la cual sería estrenada en el mismo sitio esa misma noche bajo la batuta del maestro Josep Pons. 
La Turangalila es, en palabras del director, una obra de descomunales dimensiones, encargada a Messiaen a mediados del siglo XX, en la que el compositor utilizó una de las mayores orquestaciones que se pueden utilizar empleando para ella, además de lo convencional, vibráfono, lira, celesta, glokenspiel y las peculiares ondas Martenot. 
El resultado es un escenario repleto de músicos y con un despliegue digno de admiración. Durante las dos horas aproximadas de ensayo, sólo en algunos pasajes el maestro tuvo que interrumpir a sus músicos, sobre todo para aclarar matices de expresividad en la obra. Creo que el disfrute fue general pues la interpretación fue sobresaliente, pero aún quedaba una sorpresa más y es que, al finalizar el ensayo, pudimos disfrutar de una pequeña charla con el maestro Josep Pons y con uno de sus músicos. Resultó ser un coloquio bastante interesante, pues además de darnos pistas sobre cómo enfrentarse a una obra de semejante dificultad, nos dió algunos consejos de gran importancia a todos los futuros compositores que allí nos encontrábamos. “Tenéis que aprender a oír con los ojos, y a ver con los oídos. En definitiva, una gran mañana que nos sirvió a todos no solo para disfrutar de buena música, sino también para aprender.”

_Adrián Crespo (alumno de 1º Grado)

 

“(…) Ayer, sin embargo, me di cuenta de que voy a ser capaz de escribir para una orquesta entera. (…) Uno se acostumbra a la clásica imagen de la orquesta trajeada, su ambiente de seriedad, la solemnidad de los directores… Ayer me encontré con un violinista fan de AC/DC, el percusionista mirando el móvil o leyendo un libro mientras esperaba su turno para tocar, algún interprete desperezándose… Se rompió el hechizo y los pude mirar frente a frente, con mucha más humildad pero también con atrevimiento. Son un grupo heterogéneo, tanto como el que me he encontrado en TAI. En realidad lo que tienen en comun es su pasión por la música y el esfuerzo que han realizado para llegar hasta allí. (…) Estoy deseando trabajar con mi propia orquesta vestida de calle.”

_Iñigo Martínez de Pisón (alumno de 1º Grado)

 Auditorio

“(…) Había música por todas partes. Finalizó la visita (…) y como no, me supo a poco. (…) hay algo que todos diremos, el amor hacia la música que podíamos sentir bajo ese techo y entre esas paredes era místico. Así que pensé, quiero volver a este lugar, numerosas veces, y puede que alguna de ellas no sea como público.”

_Emilio Giraldo (alumno de 1º Grado)

 

“(…) Fue un día muy interesante, que completó totalmente la surrealista semana Lynchiana. Y sobre todo la especial música de Messiaen fue prueba de ello.”

_Javier Cobreros (alumno de 2º Grado)

 

“Espectacular. Estoy muy convencido de que esto es algo que tenemos que hacer con más regularidad, y actividades de tipo similar. Una de las cosas más bonitas de la música, para mí, es ver todo lo que hay detrás del espectáculo final, un ensayo, un backstage, las opiniones de los músicos…  Poder ver Turangalila dirigida, una obra de tales dimensiones, con una orquesta de tales dimensiones, es algo que creo que no tiene precio. Poder haber escuchado al director de orquesta hablarnos sobre su experiencia, sobre Messiaen, sobre cómo afrontar su obra me parece un privilegio (…). Siento que he aprendido más que en cualquier clase normal (…).”

_Pepe Doncel (alumno de 2º Grado)

 

“(…) realmente me quedé impresionado con la cantidad de sitios y de rincones mágicos que tiene este edificio. (…) creo que la visita al ensayo general de esta obra de Messiaen hace que seamos conscientes de la gran cantidad de música que podemos hacer (…).”

 _Alejandro Solano (alumno de 2º Grado)

 

“(…) Se podrían dar mil ejemplos en cuanto a observaciones de las que se aprendió pero en conclusión decir que ha sido un día para grabar en la mente. Ya que no todo el mundo tiene la suerte de ver la orquesta desde las entrañas. Una perspectiva que sin duda será inolvidable.”

_José Luis Valdivia (alumno de 1º Grado)

  

“(…) Fue una experiencia nueva para mí y un verdadero privilegio,  me gustó bastante. La obra no me gustó tanto pero me sirvió para apreciar la música desde otra perspectiva que hasta hace dos días ignoraba.”

_Ignacio Marín (alumno de 1º Grado)

 

“(…) La única palabra capaz de definir la Sinfonía Turangalila es exceso. (…) Encontrar el equilibrio entre todos estos elementos puede ser muy complicado, pero este exceso se ve simplificado cuando usas la visión que tuvo Messiaen al componerla o la que el mismo director nos confesó que usó para enfocarla: “Todo es poco para el ser amado, sea quien sea”. (…) Sin duda una primera experiencia inolvidable, para muchos de nosotros un aliciente, algo que nos impulsa a seguir haciendo con ilusión lo que más nos gusta: Música.”

_Natalia Laguens (alumna de 1º Grado)

 5555555

“(…) la sensación de ayer fue algo distinto, fue algo didáctico, emotivo, privado y espectacular. (…) para mí, los mejores momentos eran las interrupciones que realizaba el Maestro, Josep Pons, para realizar cualquier tipo de corrección, por mínima que fuera, ya que te dabas cuenta del abrumador talento de ese hombre como músico y su capacidad para escuchar absolutamente todo en una orquesta (…).”

_Alex García (alumno de 1º Grado)

 “(…) Al final de cada movimiento el director paraba y aclaraba algunas cosas, en ese momento aprovechábamos a mirarnos diciéndonos todo con la mirada, alucinante. (…) una muy buena visita la cual hace sentirme muy afortunado de poder disfrutar de estas maravillosas cosas que ofrece la Escuela TAI.”

_Roberto Teresa (alumno de 1º Grado)

 

“(…) fue realmente asombroso poder introducirnos en todo aquello que la “gente de a pie”, normalmente no puede ver. Si bien, hablo de la cafetería de los músicos, con la curiosidad de la mesa que  exclusivamente permite el sostén de instrumentos, el backstage y las diferentes habitaciones y camerinos, por las que han pasado artistas tan grandiosos, que todavía cuesta creer que hayamos pisado los mismos pasos que ellos. Es algo maravilloso y una locura a la vez (…).”

_Victoria Bueno (alumna de 2º Grado)

“(…) Tuvimos además la gran suerte de poder hablar con el director en primera persona, que nos estuvo respondiendo a las preguntas que muchos quisieron formular y que nos dio sus impresiones de la obra y del compositor. Hizo hincapié de la complejidad de la pieza para los músicos dados los cambios de compás y en lo imprescindible que era estar plenamente concentrado para dirigir e interpretar a Messiaen. Pero quiso hacer especial mención a aconsejarnos y transmitirnos lo que muchos profesores nos dicen a diario, y es que para ser compositor es imprescindible oír con los ojos y leer con los oídos. ¡A por ello vamos pues!”

_Travis (alumna de 2º Grado)

“(…) Pocos eran conscientes de lo que iban a presenciar… (…) fue imposible no reconocer la fuerza y la belleza de tal orquesta. El sonido que produce un conjunto así en ese auditorio, tan buena interpretación, y la inquietud de tantas tensiones que resolvían muy de vez en cuando para volver surgir, realmente impactante, y se puede llegar a comprender que, como Messiaen explica, esta obra representa nada más ni nada menos que la Felicidad. Éste compositor del siglo XX, contribuye con una genialidad como esta a engrandecer la música clásica, y la belleza que ésta esconde.”

_Juan Monsalve (alumno de 1º Grado)

Auditorio

“(…) Era la primera vez que escuchaba algo tan moderno y me resultó difícil de seguir, pero muy interesante. Para mis amigos del barrio, una bizarrada. (…) Cuandó terminó el ensayo tuvimos un encuentro con el director de orquesta. Un hombre (…) con un sentido bastante desarrollado de la humildad que no cesaba de golpear el suelo con el pie, como si todo lo que estuviera diciendo pudiera, de alguna forma misteriosa, transcribirse a una partitura. Una experiencia inspiradora. Después llegó el momento cotilla. Nos adentramos en las entrañas del Auditorio (…) Nos hablaron acerca del arquitecto, la difícil financiación de la institución y acabamos la visita por la puerta de atrás. Una vez libres, discutimos mucho acerca de la obra de Messiaen y muy poco acerca del Auditorio Nacional. Me quedé con dudas sobre la función del espacio y, sobre todo, acerca de los problemas de financiación que se comentaron. “

_Guillermo Sánchez (alumno de 1º Grado)

“(…) Tras el ensayo y un breve descanso se nos permite tener una audición casi privada con Josep Pons, quién responde a todas las cuestiones planteadas con claridad y pasión. A continuación tenemos la suerte de recibir una visita guiada por todo el auditorio (…). Entre algunas de las actividades se encontraban la observación de un clave y su funcionamiento, una breve explicación acerca del mundo de los órganos o una pequeña clase de arquitectura con el edificio del auditorio como ejemplo. En general fueron unas 4 horas educativas de gran interés en todos los ámbitos musicales que rodean a un auditorio y a un ensayo de una orquesta de gran nivel.”

_Rodrigo Santana (alumno de 2º Grado)

 

 

 

Scroll To Top