Estás aquí: Inicio / Crítica / Viaje con Robert Adams en el Reina Sofia

Viaje con Robert Adams en el Reina Sofia Por Magaly+

Robert Adams considera que ‘una buena imagen es cuando todo cuadra. No hay nada extraño o aislado. No hay nada que sobra, ni que falta y todo lo que hay dentro del marco conecta’

Después de ver la selección retrospectiva de fotografías de Robert Adams, en el museo Reina Sofía, tengo ganas de concluir que un gran fotógrafo es aquél que consigue cuadrar cada imagen en el conjunto de su obra. Nada sobra, ni falta. Cada imagen conecta con la anterior y la siguiente.

Recorrer la exposición El lugar donde vivimos nos lleva a viajar al Oeste Norteamericano. Robert Adams es un observador, y observamos con él. Nos sumerge en cada fotografía lo justo y necesario para sentirse parte de su búsqueda.

Adams pregunta: ¿Hay días o lugares afianzables en este mundo decadente? ¿Hay escenas de la vida por las que podamos sentir gratitud ahora? ¿Existe algún elemento que motive la alegría o la serenidad, aunque se manifieste de forma esporádica? ¿Existen razones para sonreír de vez en cuando sin ironía?

La respuesta está en cada una de sus fotos.

Robert Adams observó, inquieto, primero en 1962, los cambios que ocurrieron en Colorado mientras él estaba en California y pasó los 40 siguientes años, revelando el impacto de la actividad humana en la naturaleza. Pero Robert Adams no es un denunciador cualquiera. Y eso por dos razones.

Primero no juzga. En sus fotos, no se siente el desprecio hacia el humano. De hecho, apenas retrata a la gente. No está enseñando la acción nefasta de una persona en concreta, una industria, un colectivo particular. No vemos al humano en acción. Al contrario. Como buen observador, nos invita a pararnos y a observar con él lo que hay. Quiere que nos fijemos en los cambios, en los avances del hombre sobre la naturaleza. No necesariamente en el por qué o cómo.

‘Robert Adams nos invita a viajar con él, a través de la imagen y a través de sus series. Cada foto invitando a la siguiente, o recordando la anterior, como si fuera un cuento, una narración’

Para eso, la mayoría de sus fotos son muy estáticas. El formato cuadrado de muchas de sus fotos ayuda en crear esa sensación. Como si el fotógrafo nos quería mostrar una realidad universal, casi atemporal. El blanco y negro amplifica esa sensación de atemporalidad.

Robert Adams nos invita a viajar con él, a través de la imagen y a través de sus series. Cada foto invitando a la siguiente, o recordando la anterior, como si fuera un cuento, una narración.  Es un fotógrafo que cuenta, que sugiere. No nos lo quiere facilitar todo, obligándonos a viajar en la imagen, a pensar.

De vez en cuando, Adams deja su papel de observador-contador, autorizándose una cierta ironía. La serie Lo que compramos, es sin duda la más irónica de todas. Una foto representa un cuadro a la venta. Este mismo cuadro representa un paisaje. ¿La gente está dispuesta a comprar un cuadro representando esa misma naturaleza que está siendo destruida por la gente…?

Pero al mismo tiempo, tenemos que ver que no es un denunciador cualquiera, porque al mismo tiempo que nos muestra los cambios nefastos, nos invita, casi nos obliga en fijarnos, en centrarnos en la belleza, la grandeza de la naturaleza. Él mismo lo reconoce: ‘Hay cosas que nunca podremos recuperar, pero debemos seguir trabajando para encontrar el país que esperamos estaba aquí.’

La maestría de Adams es conseguir hacernos ver elementos positivos en todo. Se destruye la naturaleza, sí! Pero el silencio de las llanuras queda. Y sentimos con él el viento sugerido discretamente por unos pliegues de una camisa en medio de la nada!

Enjoying the wind, 1969

Algunas fotos consiguen unir a la perfección la naturaleza y el hombre. En la serie Del Oeste de Missouri, la foto North from Flagstaff Mountain, Boulder County, Colorado, 1975 magnifica la naturaleza, dejando al hombre en un segundo plano. El punto de vista del fotógrafo permite transformar las centenares de casas en puntos. A penas las distinguimos. Se transforman en rocas o árboles, haciéndonos creer que todo es naturaleza.

North from Flagstaff Mountain, Boulder County, Colorado, 1975

Para Robert Adams,  ‘El Arte, es un elemento de defensa, un testimonio de nuestros esfuerzos por encontrar la armonía en las contradicciones aparentes.’ Esa unión del hombre y de la naturaleza es sin duda la armonía que el fotógrafo busca. 

_ Magaly

 

Robert Adams: el lugar donde vivimos. Una selección retrospectiva de fotografías

Fechas: 16 de enero – 20 de mayo de 2013
Lugar: Edificio Sabatini. Planta 3
Comisariado: Jock Reynolds y Joshua Chuang
Organiza: Yale University Art Gallery en colaboración con el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía

 

Scroll To Top